Briviesca (Burgos), 6 de julio de 2015.
La firma de moda masculina Antonagaconocidos como los últimos sastres de España– acaban de presentar un estudio en el que se detalla la realidad de los trajes de novios en España. Este muestreo, basado en el análisis de unos 10.000 pedidos y elaborado a lo largo de sus tres años de existencia, refleja la evolución en los gustos del novio español.

Equipo Antonaga

Equipo Antonaga

Como se ha podido observar en los últimos eventos destacados, la pajarita, símbolo de la elegancia, está de moda y ha logrado saltarse las normas clásicas del protocolo que la confinaban exclusivamente a eventos nocturnos de gala, para convertirse en protagonista de celebraciones informales, bodas religiosas y civiles, junto al esmoquin.

“El novio actual define a la pajarita como un elemento diferenciador y divertido, que aporta elegancia, y no como algo serio y único de eventos protocolarios “, afirma José Antonio Aparicio, Maestro Sastre de Antonaga y uno de los pocos profesionales que quedan en España. “El novio español sigue apostando por los trajes cómodos, producidos con tejidos más ligeros de línea italiana”, comenta Aparicio.

Esmoquin Antonaga

Esmoquin Antonaga

Antonaga ha analizado sus pedidos de pajaritas de los tres últimos años para descubrir que la demanda de este complemento ha aumentado el 500% en el último año.

En la misma línea que la pajarita, el esmoquin está ganando adeptos entre el público masculino. Antonaga ha analizado sus pedidos de trajes de ceremonia de los tres últimos años y los datos reflejan un importante incremento en la demanda del esmoquin por parte del hombre español, que se ha quintuplicado, suponiendo ya el 20% de la facturación de la marca.

Antonaga, el barómetro de la moda

Antonaga dispone de los datos exactos de las compras del consumidor español en más de 200 puntos de venta, donde se pueden comprobar –a modo de barómetro real de la moda masculina– los verdaderos gustos del novio actual.

El perfil medio del novio español opta por un traje de estilo italiano, de un botón, una abertura en la espalda, entallado y corto, siempre con chaleco y corbata/corbatón.

El novio de las comunidades autónomas del Sur de España da relevancia al diseño, antes que el precio del traje, y elige tejidos sofisticados, más específicos de la ceremonia nupcial, que mejoren su estética personal en uno de los días más importantes de su vida.

En el norte de España la practicidad también tiene un papel complementario a la estética y el novio prefiere un traje 100% lana, sin brillos, que le permita reutilizarlo en otras ceremonias, eventos familiares o incluso modificarlo para volver a darle uso diario en su trabajo.

Chaqué Antonaga

Chaqué Antonaga

En todas las comunidades autónomas, el precio medio de los trajes solicitados a Antonaga se ha mantenido, desde 2012, en torno a 1.000 – 1.250 euros; mientras que los novios son ahora más exigentes con la calidad de las telas y los acabados.

Los trajes a medida para novio que Antonaga está realizando a lo largo del primer semestre de 2015, se han elaborado mayoritariamente con telas Españolas e Italianas que permiten producir un traje estético y cómodo.

Sastre Antonaga

Sastre Antonaga

En cuanto a los colores, y como novedad, destaca el predominio del azul en todos sus tonos (70% de los trajes elaborados por Antonaga durante 2014 y 2015), seguido del tradicional negro y los grises. Los gustos por los colores son prácticamente iguales en toda España. El color blanco para traje de novio -moda que empezó en Ibiza- es una de las nuevas tendencias que se están abriendo paso poco a poco, por todo el Mediterráneo y en el centro de Madrid. Prácticamente el 100% de los trajes elaborados son monocromos.

Por edades, el novio de menos de 30 años se atreve con colores más vivos, especialmente azules y grises. El novio más entrado en años, prefiere el color negro tradicional.

La personalización de los trajes a medida es otra de las peticiones habituales del novio de 2015. Buscan la originalidad de un traje, ir elegante a la vez que ser innovador. Para ello se utiliza el contraste en ojales y forros, para personalizar el traje con toda la gama de colores existente desde oro, rosa, morados, rojo, verde, naranja, blanco, etc. El 10% -tendencia creciente- de los novios solicita ojales de colores con todo tipo gama cromática, aunque casi nunca personalizan todos los ojales.

El chaleco es obligatorio en todas las comunidades autónomas, independientemente del clima, la humedad y el calor. Incluso en Ibiza se diseña con telas color blanco nuclear, a juego con el resto de las piezas. El forro del chaleco se diseña con telas de fantasía.

En los pedidos de trajes a medida para ceremonia que Antonaga ha recibido desde los 200 puntos de venta distribuidos por toda España destaca por el repunte del esmoquin -también en colores claros- y solapa estrecha, con chaleco cruzado; y los pantalones estrechos, incluso pitillos, para los más atrevidos.

El 20% de los novios usa ya pajarita en su boda, indistintamente de si se decanta por un traje clásico o un esmoquin, dejando al corbatón sólo protagonismo con el traje clásico de novio y a la corbata  con el chaqué.

Las solapas sí que marcan diferencias importantes de acuerdo a la zona de procedencia del novio. En general, se eligen estrechas en toda España, salvo en Madrid donde se prefieren anchas. Las comunidades autónomas del norte de España y del Mediterráneo están demandando solapas cada vez más estrechas, siguiendo patrones más italianos.

%button%