Un día brillante depende más de tu actitud que del sol

Un día brillante depende más de tu actitud que del sol