Las americanas, vuelven a causar sensación de nuevo entre los hombres.

Esta temporada primavera-verano 2012, se consolidan, como una firme apuesta en el vestuario.

El algodón, lana y sus mezclas, han creado junto a coderas y pequeños vivos, un nuevo abanico de posibilidades, para estilos más cásual.  Fácilmente combinables con vaqueros, chinos o cualquier tipo de pantalón,  aportan al hombre un rico abanico de posibilidades, fuera de cazadoras y parcas.

Muchas americanas de sport e incluso las de algunos trajes, actualmente no traen forro o lo tienen parcialmente en algunos sectores. Para que conozcas la diferencia, te explicamos las 3 principales utilidades que provee este recubrimiento interior de las prendas, denominado forro. Sugerencias que te mostramos, para que tengas un buen criterio a la hora de seleccionar una prenda.

  1. Facilitar el deslizamiento durante la colocación y el uso. Las mangas deben estar forradas para no adherirse a la camisa, los hombros deben tener forro para que la espalda caiga con pulcritud  y sin arrugas o cuerdas, el delantero debe estar forrado para cubrir las zonas de armado e incluir bolsillos.
  2. Cubrir las entrañas de la Americana, como las entretelas y costuras. Los trajes de confección masiva generalmente vienen totalmente forrados porque les resulta más económico, dejar las costuras sin una terminación recubierta  y cubrirlas con forro. Los trajes de calidad con forro parcial traen las costuras cubiertas con cinta y forro especial denominado  Bemberg, un semi sintético de los primeros que se elaboraron a partir de una fibra celulósica manufacturada y regenerada (rayón).
  3. Ayudar a la absorción del sudor, sobre todo en la zona de las axilas, siempre que este sea de buena calidad. Los forros de poliéster, provocan falta de permeabilidad y hacen que las prendas se humedezcan.

¿Te gustan las americanas con forro o sin el?