Cuando estás comprando prendas de vestir, debes tener en cuenta una serie  de variables, antes de decidirte a hacer una adquisición final. Lamentablemente, es muy fácil caer en errores  y comprar algo por  razones incorrectas. Por este motivo te sugerimos que consideres  estos puntos para poder acertar de pleno  con tu elegancia:

  1. Busca tu talla . Son las que tocan tu cuerpo en los puntos correctos y marcan líneas puras en cualquier posición o movimiento. Muchos señores visten ropa que es muy holgada, produciendo pliegues de tela sobrante, o muy estrecha para sus cuerpos, con arrugas en los sitios  clave. Cada fabricante tiene su particular manera de entender las tallas.
  2. Observa los detalles de diseño y estilo. La ropa clásica es más duradera que la moda de temporada. Los tejidos de buena calidad y colores básicos como los grises, azules y marrones te aportan versatilidad y la posibilidad de combinación,  con acentos de color más intensos.
  3. Observa los detalles de la confección, son determinantes en  la duración de la prenda. Una vez que confirmes que realmente favorece tu cuerpo, que el diseño durará  varias temporadas, estudia la calidad de la tela, costuras, solapas, bolsillos, etc.
  4. La marca no lo es todo. Es muy frecuente sucumbir a la tentación de comprar una firma, por el estilo de vida que representa. La mayor parte de nosotros, compramos ropa para afirmar nuestra  personalidad y como deseamos  sentirnos hacia los demás. Trata de ser reflexivo, tomando consciencia de los conceptos anteriores,  es la mejor forma de no sentirte defraudado con la  compra.

¿Te ha ocurrido alguna vez esto?