Para aprender alguna cosa nueva, primero debes analizar cualquier barrera psicológica que pudieras tener y aceptar que tú tienes la habilidad de aprenderlo y entenderlo, aunque ya hayas tratado de hacerlo antes sin conseguirlo. Esto se aplica a cualquier cuestión, desde aprender a patinar hasta aprender a ejecutar una complicada partitura musical.

Los siguientes cuatro pasos te serán útiles tanto para acercarte a un contenido familiar como para entender algún tema complejo.

  1. Encuentra un compañero de estudio, aunque a algunos pueda parecerles contraproducente, generalmente hay muchas características positivas al aprender en grupo, como la responsabilidad y el compromiso que asumes al involucrarte con otra persona, y el aporte que otra mente con distinta experiencia trae a la mesa de estudio. La posibilidad de explicarse mutuamente, también agrega diversión a la tarea.
  2. Escoge un método de aprendizaje, que se adapte a tus preferencias, puede ser visual, auditivo, o incorporando otros sentidos, más teórico o más práctico según el asunto de que se trate.
  3. Establece un contexto práctico, ya sea que estés aprendiendo algo que te han asignado o algo en lo que tú estás interesado, te ayudará mucho darle al tema un interés agregado vinculándolo con algo de tu vida cotidiana. Esto se conoce como aprendizaje holístico.
  4. Pon en práctica lo que estás aprendiendo, no encontrarás una herramienta mejor de aprendizaje que la experiencia práctica. También es la mayor prueba de la eficacia de tu método de estudio.  La experiencia es la mejor profesora.