Creo que es público, mi aprecio y la admiración que siento por el Blog «El aristócrata», más por  su autor Jose Maria Lopez-Galiacho, que ha demostrado en multitud de ocasiones, la capacidad para documentarse y ante todo, lo que es  hablar con propiedad.

Hace unos dias, llegaron a mi Reader dos artículos publicados desde «El Aristócrata» hablando sobre la Sastrería Napolitana, si tienes interés en estudiar el articulo en profundidad,  te dejo enlace a la información completa.

Conoces nuestra filosofía de resumen, pensamos que en general a los hombres, nos gusta la información concreta, escueta y sin grandes complicaciones.

Después de haber observado atentamente los desfiles de la moda masculina italiana, podemos concluir que los sastres han estilizado y desestructurado la elegancia del estilo clásico inglés,  caracterizándolo como el estilo Napolitano.

Este arte en la sastrería, ha  conquistando más prestigio que la  propia sastrería romana o la de Milán.

Te comentaremos las características principales de estos trajes:

  1. Comodidad: carecen de estructura, entretelas y rellenos, tienen forro solo en las mangas y en algunas sastrerías forran la parte delantera en las zonas de los bolsillos.
  2. Naturalidad: el famoso hombro napolitano sin hombrera, consigue un hombro con caída natural y terminación redondeada con pliegues en la costura del hombro.
  3. Liviandad: están confeccionados con tejidos súper ligeros y de calidad excepcional.
  4. Perfección: los hombros se cosen a mano en la extensión de la tela de la manga para unirla con la hombrera, con la máxima calidad de mano de obra en la sastrería.
  5. Diseño con estilo: los bolsillos están sobre la tela de la chaqueta en forma de parche, pues carecen de forro interior.

A priori tendríamos que tratar este tipo de prenda, con menos valor, que la sastrería mas convencional, pero tenemos que caer rendidos ante la evidencia, del éxito que esta logrando.

¿Has tenido oportunidad de tener una de estas prendas en tus manos? ¿Que sensación te ha transmitido?

D. Jose Maria, gracias por sus horas de trabajo e investigación, sobre todo para los que adoramos la sastrería.