Ahora que la temperatura está bajando aceleradamente, puede haber llegado el momento de comenzar a planear el almacenamiento estacional de tus prendas de verano.

Esta tarea te ayudará a conseguir espacio para tu guardarropa de otoño invierno y a conservar en buen estado de elegancia la ropa que no utilizarás durante unos cuantos meses.

Mientras lo haces, ten en cuenta estas claves fundamentales:

  • Lava o envía a la tintorería tus prendas antes de guardarlas, para asegurarte de no guardarla con  insectos o algo que los atraiga.
  • Controla los bolsillos, cierra las cremalleras y abrocha los botones, excepto  las Americanas.
  • Consigue bolsas de tela de muselina, Notejido o  algodón para tus pantalones, chaquetas y trajes que permiten que tu ropa respire, cuelga las chaquetas en perchas acolchadas para que no pierdan su forma.
  • Coloca las camisas y jerséis en bolsas plásticas con algunos agujeros para que el aire circule y no se forme moho por la humedad.
  • Preserva tus prendas de la polilla con naftalina o algo más ecológico como el cedro o la lavanda.
  • Escoge un lugar limpio, fresco y seco para evitar el moho que produce un olor muy difícil de quitar.
  • Coloca lo más pesado en la parte inferior y asegúrate de no sobrecargarlo para no arruinar las fibras de los tejidos.
  • También puedes envolver tus prendas predilectas en papel tisú, libre de ácido.

¿Alguna duda importante sobre este tema, que quieras resolver?