Una de las sensaciones mas agradables que un ser humano puede experimentar, es ser profeta en tierra propia, tarea que nadie reconoce que sea fácil.

2011 ha sido un año muy duro para todos, personalmente un año absolutamente cargado de trabajo, de viajes, eventos y sobre todo de maratonianas jornadas de trabajo, sin descanso. He disfrutado y compartido momentos intensos, momentos de fracaso, tiempos en los que consideraba que todo estaba por hacer, soledad en la lucha y mil sentimientos que tampoco viene al caso comentar.

Que tu pueblo considere que puedes ser una persona representativa  y que eres digno de llevar su nombre por el mundo, es una sensación realmente indescriptible, un honor tremendo y una responsabilidad.

2011 se escapa de mi vida, con la sensación, de que queda mucho por agradecer aún. Las muestras de cariño, sonrisas de complicidad, el respeto mostrado por los vecinos de Ogíjares, mi pueblo, durante sus fiestas Patronales, han dejado una huella en mi vida impresionante.

Cuando fuí nombrado Pregonero de las fiestas de Ogíjares 2011, quizás no tenia consciencia de todo el concepto que encierra esa palabra. Una vez que tienes a todos tus vecinos ante ti, cuando sientes su cariño, su respeto y las miradas de sus  ojos, la motivación y el impulso de hacer cosas llegan por si solas.

Es difícil con palabras describir sentimientos y sensaciones, que solo el corazón es capaz de comprender, pero tengo claro que vivir una experiencia así, merece la pena para cualquier ser humano.

Quiero desde blog, al que dedico todo el tiempo que tengo disponible y que tantas satisfacciones me ha dado, enviar un mensaje a todos y cada uno de los vecinos que se sienten de  Ogíjares: Tenemos un gran pueblo, un hermoso lugar donde vivir y mucho por hacer por él. He tomado la decisión dentro de mis limitadas posibilidades, de llevar el nombre de Ogíjares tan lejos, como mis fuerzas me lo permitan, poniendo todos mis medios, para que los vecinos de este precioso lugar, sientan el mismo orgullo que en estos momentos, experimento yo mismo.

El Video,  esa herramienta de trabajo que tanto disfruto usando, será testigo del compromiso que he creado con esta tierra.

GRACIAS OGIJARES.