BelénDelCampoPara continuar con el tema de cómo seducir y enamorar a la mujer de tu vida el día de San Valentín, hoy tenemos una preciosa carta que, Belén del Campo,  Asesora de Compras en Moda e Imagen, envía a su marido para recordarle cómo le gustaría celebrar el día de los enamorados, y que muy gentilmente nos permite comunicar a todos vosotros.

Lee atentamente esta sincera y emotiva carta, seguro que te dará alguna clave de qué valoran y desean las mujeres:

“Querido esposo:

Mucha gente dice no estar de acuerdo con la fecha de San Valentín por haber sido objeto de la manipulación consumista pero a mí me sigue encantando que me impresiones, y teniendo en cuenta lo despistado que andas a veces, quiero recordarte alguno de los obsequios con que me gustaría que me sorprendieses este día.

Ya sabes que para saber cuánto me quieres no necesito escapadas de fin de semana, ni entradas para el teatro, ni gasto que en esta ocasión te brinde preocupación económica porque para una mujer como yo es suficiente la expresión de tu cariño, que puede adoptar muy diversas fórmulas y que, en síntesis, pueden referirse a un solo asunto: que exhibas tu cariño con manifestaciones de afecto concretas y que me hagas sentir que sigo siendo tu inspiración y la razón por la que vives cada día.

Yo soy la mujer que has elegido para acompañarte en el devenir de los días, sean de bonanza o contrariedad, y me gusta tanto que pienses en mí… Llévame a uno de esos lugares con encanto para que podamos disfrutar de una velada o un almuerzo íntimo en un bello rinconcito y que hablemos de lo nuestro.

Recuérdame momentos inolvidables, hermosos encuentros que hemos vivido y que tanto nos han ayudado a crecer; prepara para ese día un pequeño detalle de fantasía para el que buscarás el asesoramiento de una amiga o compañera con buen gusto que sepa orientarte: no ha de ser un desembolso importante, basta con un detalle, un collar de perlas de última tendencia, un camafeo de bisutería… y entrégamelo junto con una carta de amor.

Durante la velada, piensa en temas de conversación que pudieran encandilar mi corazón; háblame de lo importante que soy para ti, renueva tus compromisos y promesas, cuéntame ese proyecto que tanto te quita el sueño, la emoción que sentiste el día del nacimiento de uno de nuestros hijos y prepara una cámara –y asegúrate que has cargado la batería-, para hacerme fotos con este vestido tan mono que me he puesto para la ocasión.

Enmarca una instantánea de aquel viaje o encuentro maravilloso y escribe una pequeña leyenda al pie. No esperes a que te pinte con carmín de labios esta fecha en el espejo del cuarto de baño; anticípate y déjame sin habla.

Dime muchas veces lo orgulloso que estás de mis logros, del atractivo que he adquirido en los últimos años y cuéntame al oído esas intimidades que habitualmente no me dices; pronuncia mi nombre al oído y evoca esos momentos de intimidad que tanto deleite nos brindaron a ambos.

No olvides recordar cuánto te gusta el perfume que suelo llevar y cómo te atrae esa falda que hace años no me pongo; cuéntame cuánto disfrutas al ver las cualidades que los niños han heredado de mi y lo que te enternece verme reír con cualquiera de ellos.

Recuérdame que yo soy tu reina y que vivo en tu corazón desde que nos conocimos.

Belén del Campo»
 
Gracias Belén por compartir tus sentimientos con todos nosotros.