PruebaSi necesitas  encontrar un sastre que te asegure un buen resultado, te recomiendo algunos puntos importantes que tendrás que tener en cuenta en función de lo que realmente necesites. Puedes comenzar preguntando a tus amigos o en las tiendas de confianza para después indagar sobre estos detalles, o si eres un adicto a la elegancia 2.0 buscar en Internet. De esta forma seleccionarás a quién le confiarás la producción de esa prenda especial que buscas.

Estos puntos serían muy recomendables que no los olvidaras:

  • Experiencia: Comienza por averiguar sus años de experiencia si no quieres arriesgarte a ser el conejillo de indias de un principiante. También pregúntale por su lista de clientes, así podrás consultarles si quedaron satisfechos con sus trajes. Si has llegado a él por recomendación, solicita que te digan cuál es la mejor cualidad que posee.
  • Orientación: Consulta si es un sastre de la vieja escuela, con tendencia a ser clásico o si también te puede confeccionar prendas con diseño e innovadoras. Tener tu asesor personal en cuestiones de moda es una herramienta invaluable,  sobre todo, para formar tu propio sentido del estilo. Conversa con él sobre telas, forros y averigua si estará abierto a tus ideas personales. Los buenos profesionales siempre están abiertos a nuevos retos y tendencias. Así te sentirás cómodo trabajando con esta persona y será más saludable para los resultados finales.
  • Prototipos: La única manera de estar seguro de la calidad de su artesanía es ver ejemplos de su trabajo y de los materiales con los que trabaja, también puedes preguntarle si cose sólo a mano, con la consiguiente repercusión en el precio final, o a máquina y pedirle que te explique el proceso que aplica normalmente.
  • Tiempo: Consulta su disponibilidad y cuánto tiempo necesita para terminar su trabajo.
  • Precio: Es el detalle más importante ¿cuánto cobra? Debes cuidar tu bolsillo, pero como estás invirtiendo en tu imagen personal no es aconsejable inclinarse por lo más barato.

Una vez hecha esta investigación, tómate el tiempo para pensar a quién le encomendarás tu estilo personal. En general los clientes satisfechos son la señal de un buen sastre pero es fundamental que te sientas cómodo con él y su estilo.