Parece que al hablar de las distintas tendencias en cuanto a la elegancia metrosexual o retrosexual se intenta instalar arquetipos para que los hombres encuentren motivos para comprar productos que en otras épocas no consumían.

Estos vocablos fueron puestos en circulación por el escritor británico Mark Simpson, que describe a los retrosexuales,  son hombres que «intentan retomar las obligaciones de otra época, con la intención de no perder los rasgos que a través del tiempo, han definido al sexo al que pertenecen y que al menos en los últimos 20 años, se han ido desvaneciendo no sólo en su apariencia física, sino en su cerebro».

Hombres que tratan de destacar sus testosteronas para responder a las exigentes mujeres de hoy, con una autosuficiencia progresiva, que ha hecho que muchos varones de hoy se vean obligados a cuidar más de sí mismos.

El estilo metrosexual incita a los hombres a preocuparse por su aspecto físico, consumiendo cremas faciales, antiarrugas, correctores de ojeras, depilación corporal, y las últimas tendencias en cabello, moda masculina y complementos de moda.

La tendencia retrosexual es una jugada astuta que también estimula a los caballeros a gastar dinero en su aspecto personal pero para tratar de ocultar sus inseguridades masculinas, adoptando un estilo aparentemente más salvaje y menos cuidadoso.

Y todo me lleva a pensar, por que no acuñamos un nuevo concepto el «Equisexual» , lo mejor de las dos partes en un termino medio y equilibrado. Ni tanto, ni tan poco.

Consulta: ¿Con cual de los tres estilos te sientes mas identificado?