Abrochar solo el botón del medio o segundo botón mientras estamos de pie, es una práctica habitual, aunque una imagen de elegancia más formal requeriría abrochar los dos botones superiores.

La regla mnemotécnica para saber abrocharlos es: A veces – Siempre – Nunca.

La chaqueta de un traje puede tener una o dos hileras de botones en el frente. Una americana de abotonadura simple tiene entre uno y cuatro botones, aunque las más comunes son de dos o tres, que alargan la figura ópticamente.

Las chaquetas de dos botones son más actuales y muestran más la camisa y la corbata, porque no se cierra el botón inferior, consiguiendo así un efecto levemente adelgazante.

Las chaquetas cruzadas tienen entre 4 y 6 botones en el frente (y 1 o 2 en el interior para ajustarlas al cuerpo), de los que en realidad sólo se abrochan 2. Los 2 superiores siempre deben dejarse desabrochados con el objetivo de extender las solapas más abajo, para mostrar más camisa y corbata. Y este tipo de americanas en ningún caso debería dejarse sin abrochar mientras estamos parados.