Hay una diferencia entre ser exitoso y sentirse exitoso que no puede medirse con variables estadísticas. Puedes haber conseguido ganar el dinero que querías ganar y todavía no sentir que has logrado el éxito.

Alcanzar los objetivos económicos, no significa que te sientas exitoso. Si el dinero fuese una medida del éxito, al lograrlo, dejaríamos de trabajar, y la mayoría de las personas que tienen éxito no lo hacen.

Estar alrededor de gente exitosa es importante para tu carrera, pero no representa tu éxito personal. Tener la oportunidad de trabajar o pasar algún tiempo con gente que admiras, te resultará muy útil para aprender de ellos y hacerles preguntas, y sin duda te ayudará a avanzar en tu carrera.

Algunas personas, cuando deciden trazar su estrategia profesional, o se lanzan a emprender su propio proyecto empresarial, se sienten invadidos por miedos y dudas que les paralizan o no les dejan actuar. Vencer estos sentimientos y comenzar a caminar, aunque haya acciones equivocadas, es una buena forma de encaminarte al éxito.

El éxito se podría medir por lo que has creado tú mismo, por el hecho de convertir en realidad tu sueño, por lograr día a día sentirte satisfecho y feliz con el trabajo que realizas, por conseguir ese “momentum” que te hace sentir pleno y lleno de vida.

Como dijo el poeta y filósofo estadounidense Ralph Waldo Emerson: “El éxito consiste en obtener lo que se desea; La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene”.

Autora: Lola García, Empresaria y Directora de la Escuela de Profesionales, Expertos y Autores