Cuando te arreglas de una forma especial, cuidas hasta el ultimo detalle, si además la  ropa te queda bien, te sientes como un triunfador y eso se manifiesta en tu actitud,  independientemente de  tu elegancia.  Aunque esto no es ningún secreto, muchos hombres lo toman a la ligera, sobre todo a la hora de comprar camisas.

Te quiero dejar una serie de sugerencias, que quizás también conozcas, pero nunca está de mas tenerlas presentes.

El corte es lo que  determina el resultado de la prenda. También depende del talento, la técnica y el presupuesto del diseñador o  confeccionista. Observa con detenimiento, la caida natural que cada camisa toma en tu cuerpo. Ante retorcidos extraños, arrugas incorrectas o costuras deformadas, te recomiendo que descartes el articulo, aunque en apariencia te guste mucho, estas gastando dinero, para después posiblemente no usarlo.

La talla las camisas de hombre está definida por la circunferencia del cuello, la altura de la figura y la circunferencia del pecho.

Cuando compras una camisa de confección, por ejemplo, te encuentras con un gran rectángulo que no toma muy en cuenta las medidas especificas de tu cuerpo. Están diseñadas para que pueda usarla la mayor cantidad posible de cuerpos distintos, y la ubicación de las piezas  a la hora de cortar el tejido, ocupe la menor cantidad posible de tejido.

Si las encargas a medida podrás esperar un cuello que se adapte a la dimensión exacta del tuyo y podrás seleccionar el tipo que mas de guste, así como elegir el  tipo de puño que mas se adapte a tus necesidades especificas.   Hombros y sisas ajustados a tu cuerpo y ante todo a tu gusto personal y único. No tendrás problemas con el largo de manga que te resultarán más cómodos.

Si no quieres o no puedes hacerlo, es conveniente pedir al establecimiento que te la hagan ajustar a la medida de tu cuerpo, para sentirte mejor dentro de tu ropa lo que se hace visible en una actitud más segura y confiada.

¿Generalmente que problemas encuentras en tus camisas?