Elegir qué ponerse para ir a una fiesta suele plantear siempre algunas dudas. Deseas ir de la mejor forma, acorde con el lugar en dónde se celebra la fiesta y no desentonar con el resto.

Para sumarse a las ansiedades típicas del «qué me pongo», aparece la cuestión de la elegancia en el vestir.  Aquí te aportamos alguna información para que causes buena impresión:

  • Te resultará útil averiguar cuál es la etiqueta que ha marcado el anfitrión para ir en sintonía con el resto
  • Si no tienes una etiqueta marcada, el traje oscuro siempre es una estupenda apuesta, ya que puedes hacer mejores combinaciones y es más fácil armonizar prendas.
  • Puedes agregarle toques festivos de glamour, como telas más lujosas o corbatas con algo de brillo para que no parezca el mismo traje que llevas a diario. Aquí los complementos juegan un papel importante.

No dejes para el último momento el tomar la decisión de qué prendas vas a ponerte, planifica con tiempo y revisa que todo está en perfecto estado. De esta forma evitarás encontrarte con un traje o una corbata, que la última vez que usaste se manchó y que no recordaste llevar a la tintorería.