Existe un parámetro que debemos tener presente en nuestras relaciones sociales, los seres humanos juzgan a otros con actitudes y reacciones, que en ocasiones pueden ser irracionales. La primera impresión que nos provoca otra persona es una respuesta emocional que no podemos controlar.

Si piensas que en una presentación pública o entrevista de cualquier tipo, es más importante lo que dices que tu aspecto personal, debes tener en cuenta que más de la mitad de la comunicación es no verbal, por lo cual es fundamental lo que dices, cómo lo dices y cómo te ven mientras lo dices. Es la suma de todas estas sensaciones, la que provoca sobre los demás un resultado específico.

Quiero dejarte algunas recomendaciones que siempre tengo en consideración y que realmente me dan resultado, siempre que necesito exponerme a una aparición pública:

  • Preséntate limpio, aseado y con el vestuario adecuado dependiendo de tu audiencia o la imagen que desees transmitir.
  • Viste algo mejor que la media del público asistente, este simple gesto, te hará sentir cómodo con lo que llevas puesto y esto te hará sentir mucho mas seguro.
  • Si la audiencia no va con corbata y adviertes que el uso de ella puede ser excesivo, al inicio de la exposición pides permiso, te quitas la corbata para relajar a los oyentes creando una mayor cercanía.
  • Viste traje oscuro, con camisa blanca, corbata con un poco de rojo, malva o celeste , zapatos limpios y abrillantados.
  • utiliza colores lisos y contrastantes equilibrados, se ven mejor a la distancia. Si conoces el lugar donde tienes que hacer la presentación, te recomiendo que elijas un color distinto del fondo, para destacar y no fundirte con él.
  • Evita los estampados estridentes y prendas que puedan llamar la atención, seguramente tu público estara mas pendiente de ellas, que de tu mensaje.
  • Elimina colores y tejidos brillantes, prendas blancas, estas pueden causar problemas de reflejos en televisión, filmaciones y fotografías.
  • Asegúrate de que tu cara esté iluminada y siempre visible. Mira fijamente a tu público, a la camará o la persona que te esté entrevistando, si vas moviendo los ojos constantemente, transmitiras sensación de inseguridad.
  • Sonríe y anímate con una actitud positiva, recuerda que estás en escena como el actor principal, esto ayudará a que tu mensaje sea bien recibido por la audiencia.