La forma en la que aplicas tú perfume, puede hacer que la fragancia no tenga el resultado que esperas de ella o que no logres al menos, sacar todo el potencial de protección que te gustaría. Por lo tanto vamos a profundizar en la técnica más adecuada, en función  de si usas un perfume intenso o usas fragancias mucho más suaves y frescas.

La protección que esperamos de un perfume en las distintas situaciones que afrontamos los hombres de hoy, hace que tengamos la necesidad de usar diversos tipos de perfumes y determinados grados de concentración de las esencias, para adaptarlos a esos momentos.

Momentos de ocio matinal o tiempo para el deporte, requieren que el perfume sea mucho mas fresco, que en aquellos momentos de la noche, donde es mucho más apreciado y correcto, usar perfumes intensos.

Desde este blog, siempre hemos recomendado que al menos tengas dos tipos de perfumes distintos, que se adapten a tu personalidad, en función de las situaciones anteriores. Aunque sobre la temática o la forma de seleccionar un perfume, tenemos previsto publicar algunos tutoriales, que pueden servirte de guía, en esta ocasión compartimos contigo este tutorial, donde conocerás con mucha profundidad, donde tienes que aplicar el perfume y la mejor forma de sacar todo  el partido al potencial de las esencias que lo contienen.