Los tejidos de rayón son suaves, ligeros, frescos, cómodos y muy absorbentes, pero no aíslan el cuerpo, permitiendo por lo tanto la transpiración.

Por ello son tan apreciados y utilizados para las denominadas prendas de manga, aún en Forro para Americana Bere Casillasclimas calurosos y húmedos.

El rayón se produce a partir de un polímero que se encuentra en la naturaleza, la celulosa, por lo que no es una fibra sintética, sino una fibra artificial. Se la somete a un proceso químico que cambia las características naturales del vegetal del que se extrajo. La celulosa es tratada y  purificada para producir el rayón. Fundamentalmente  su raíz proviene de la pulpa de madera procesada.

La fibra por su similitud, era vendida como «seda artificial» hasta que en 1924 se adoptó el nombre «rayón».

Es tan versátil en su elaboración final,  que se viste con la misma comodidad que nos brindan las fibras naturales, imitando el tacto de la seda, la lana, el algodón o el lino.

Se tiñe con gran facilidad, tiende a encogerse y resiste temperaturas altas, aprestos y acabados químicos.

La mezcla de rayón con seda, lino o algodón permite fabricar tejidos mixtos, que a su vez combinan las  propiedades de cada uno de ellos, para mejorar el tejido resultante.

La viscosa y el acetato son los tejidos de rayón más utilizados en la actualidad, incluso en la fabricación de trajes de caballero, disminuyendo de una forma importante el precio final.

El acetato es usado en telas como satenes, brocados, y tafetanes para acentuar el brillo, el cuerpo, la caída y la belleza de estas texturas.

Las telas de fibras de rayón se utilizan principalmente en blusas, vestidos, chaquetas, forros y recubrimientos, medias, ropa interior, ropa de trabajo y ropa deportiva.

En la industria, las fibras de rayón se utilizan en la fabricación de neumáticos, productos quirúrgicos y otros.

La mayoría de estas telas se deben lavar en seco, aunque algunos tipos, como el HWM, se pueden lavar en agua, a mano o a máquina.

El uso de la viscosa se hace cada vez menos común, debido al cierre de fábricas, por los efectos contaminantes del disulfuro de carbono usado en el proceso.

Como nota anecdótica, las mejores forrerías para traje de caballero están fabricadas con Rayón 100 %, por las características que anteriormente se han comentado.