Si eres uno de esos señores que creen que ocuparse de la ropa y la elegancia no es tarea a la que haya que dedicar mucho tiempo o  la delegas en alguien de tu confianza, te comentaremos algunos errores que es muy posible se puedan cometer,  eso sí, con consejos para evitarlos.

Si no informas bien a la persona,  comprará sin saber qué es lo que necesitas. Puedes orientarla con comentarios sobre las prendas que están faltando en tu guardarropa y cuáles te gustaría tener o reemplazar por unas nuevas. De esta forma evitarás compras de artículos repetidos y de otros que ni siquiera considerarías aptos para tu vestuario.

Coméntale sobre tus preferencias y gustos en materia de ropa, si te gusta llamar la atención o pasar lo más desapercibido posible, si quieres seguir la última tendencia o prefieres la elegancia clásica y si tienes marcas o diseñadores preferidos.

No te olvides de informarle de tu talla y tus colores favoritos o los que te sientan mejor, ya que de otro modo  comprará según su gusto y opinión personal.

También es importante indicarle cómo fijarse en los detalles de calidad y corte de las prendas, para que luego no tengas que ocuparte de cambios y pruebas.

Aplicar nuestros consejos te servirá para conseguir que la  persona encargada de hacer tus compras, realice la tarea con más eficiencia y efectividad, dado que para delegar hay que hacerlo con buenas directrices.