Aunque el hombre tiene peor olfato que la mujer y lo conserva menos, según un estudio del Hospital Clínico de Barcelona y del Hospital Municipal de Badalona, debemos tomarnos muy en serio la elección de un perfume, ya que es percibido como nuestro olor personal y esa será la sensación olfativa que recuerden de nosotros.

Un buen perfume no es sólo un complemento, es nuestra marca personal, por lo que es esencial que sea afín a nuestra piel y personalidad.

Al entrar a una fiesta, reunión, o cualquier evento, tu perfume es tu manera de anunciarte, de decir » aquí estoy”, y siempre precederá tu entrada. Ojo con los excesos, si te echas mucha cantidad puede resultar desagradable.

Si eres una persona discreta no te conviene usar un perfume fuerte ni pesado. Puedes decantarte por las fragancias suaves y cítricas. Si tienes mucho temperamento, puedes elegir una con una base de especias o maderas.

Los jóvenes deberían usar aromas frescos o aguas de colonia que son más recomendables para ellos.

También puedes elegir el perfume en función del día, de la hora e incluso del acto social, ya que existen perfumes indicados para cada momento.

Si aún no tienes un perfume preferido, la mejor hora para seleccionarlo es al comienzo de la mañana, ya que el olfato no está tan saturado de aromas y podrás distinguirlos mejor.

Debes escoger un perfume que represente tu estilo personal y con el que además de sentirte confortable, quieras identificarte.