Cada mañana, cuando eliges qué ropa te pondrás, estás diseñando la imagen que deseas transmitir, y esta tarea tan cotidiana e ineludible determinará tu estilo.

Aunque creas que el tema del vestuario y la elegancia no te interesan, y que la ropa sólo tiene la función de proteger tu cuerpo de los elementos externos e ir de la forma más cómoda posible, no es así ya que esto también estará definiendo tu estilo.

Si dejas que otra persona se ocupe de comprar y decidir qué prendas necesitas y qué debes vestir cada día, ella será la que cree tu imagen y estilo.

La ropa que te cubre define la imagen que perciben de ti los demás y ya sea por acción u omisión, o sea en forma voluntaria o porque te dejas controlar por lo que encuentras en tu armario, es lo que transmites como la primera impresión que se forman las otras personas sobre ti.

Desde Elegancia 2.0 hemos encontrado que se puede hacer una clasificación de cuatro grandes estilos de hombres  según su actitud respecto de su atuendo:

1. El hombre elegante clásico

2. El hombre elegante impuesto

3. El hombre seguidor de modas

4. El hombre ausente

¿Quieres saber a qué grupo perteneces?