Siempre existen dudas sobre la forma correcta de guardar las camisas en el armario.

Cada una de las opciones tiene sus ventajas y sus inconvenientes .

Casi es mas cuestión de la personalidad, hábitos, costumbres de cada hombre y el espacio disponible en casa.

Los que prefieren tener sus camisas colgadas, por las ventajas que encuentran, ante todo buscan rapidez, agilidad y que las prendas siempre estén impolutamente planchadas. Suelen ser hombres, que no planifican su vestimenta con anticipación y deciden un instante antes como van a vestir.

Este sistema permite entre otras cosas:

  • Poder escoger con comodidad, cada día el estilo que quieres lucir.
  • Encontrarla seca y sin marcas de doblado ni arrugas.
  • Guardarla con facilidad, de la plancha, a la percha.
  • Dedicar solo un día a la plancha y almacenar prendas.

La parte negativa de este sistema de almacenado de camisas es:

  • No sabes si una camisa esta sucia, si la has colgado por descuido.
  • Si una camisa lleva demasiado tiempo colgada, posiblemente los cuellos y hombros estén deformados.
  • Necesitas mucho mas espacio en el armario, si tienes una amplia colección.
  • Si no eres meticuloso, tendrás todos los colores revueltos.

Pero no siempre se dan las condiciones necesarias en la distribución interna del armario y necesitamos saber como doblarlas para disponerlas en las mejores condiciones posibles.

Dependiendo del tamaño del armario o closet, este sistema necesita de planificación a la hora de vestirse, revisión de las prendas antes de ponerlas, puesto que pueden estar arrugadas, sobre todo la zona de las mangas. El orden y la organización correcta, se hacen necesarios.

Tener las camisas dobladas en cajones especiales, en tu guardarropa también tiene sus ventajas como:

  • Conocer por colores, que tienes disponible para usar.
  • Casi nunca una camisa sucia y usada se dobla,  sabes perfectamente que esta limpia.
  • Ocupan menos espacio en el armario.
  • Agilizan  la tarea de preparar  la  maleta, cuando debes salir de viaje inesperadamente.

De igual forma, tener las camisas  dobladas, no siempre es la mejor opción:

  • Tendrás que volver a plancharlas antes de usarlas, si están demasiado tiempo dobladas.
  • Hay que tener un cuidado extremo con la humedad.
  • Seleccionar una camisa, sacarla del bloque y volver a colocar el bloque de camisas, es menos ágil.
  • Mantenerlas ordenadas y alineadas cuando hay mucha cantidad de prendas y poco espacio, no es nada fácil.

¿Cual de los dos métodos, personalmente te gusta mas? ¿Conoces algún truco especial, que quieras compartir con nosotros?