Cuando decides que necesitas o quiere cambiar tu imagen o potenciarla, cuestiones importantes a preguntarse son: para qué, por qué y cómo hacerlo.

Pues en el DAFO o FODA encontrarás una herramienta que te permitirá, en principio hacer un auto análisis de lo que piensas de ti mismo, para después trazar el objetivo a conseguir y el plan de acción necesario para alcanzar lo que quieres.

Si en el mundo de la empresa, antes de tomar una decisión estratégica, es necesario hacer un diagnostico de la situación, porqué no hacerlo con nosotros mismos. Una vez que has decidido que deseas cambiar de imagen o prepararte para potenciarla, porqué no valerse de una de las herramientas más eficaces, que te permitirá hacer un magnífico recorrido por todos los activos que tienes como persona, sin olvidar aquello que puede contribuir a minimizar los resultados deseados.

El análisis DAFO (en otros países también conocido como FODA) es un método sencillo y eficaz para poder decidir sobre tu futuro. Te ayudará a conocerte, a trazar tu objetivo, para luego plantearte aquellas acciones que debes poner en marcha para aprovechar todas las oportunidades que se te presenten, prepararte contra las amenazas, siendo consciente de tus debilidades, pero apoyándote en tus fortalezas.

El principal objetivo de tu análisis DAFO debe ser el ayudarte a encontrar aquellos elementos estratégicos personales, para que una vez identificados, puedas utilizarlos y valerte de ellos, para producir los cambios que deseas.

¿Cómo empezar tu DAFO personal?

Piensa que el análisis DAFO se basa sobre dos pilares básicos:
  1. Analizarte personalmente: Análisis interno.
  2. Averiguar que está sucediendo en tu entorno y que puede afectarte: Análisis externo.
Para comenzar, es necesario que hagas un esfuerzo de sinceridad contigo mismo, que te permita descubrir y reflexionar sobre todos aquellos detalles personales, que posteriormente te ayudarán a tomar decisiones y elaborar tu plan de acción personal.

Prepara dos listas: una para el análisis interno y otra para el externo.

En la lista del análisis interno, haz dos columnas: una para las debilidades y otra para las fuerzas.

En la lista del análisis externo coloca otras dos columnas: una para las amenazas y otra para las oportunidades.

A continuación, ponte manos a la obra y empieza a rellenar las dos listas. Comienza por el análisis interno y anota lo que consideres que pueden ser tus debilidades y tus fortalezas para conseguir la imagen y el posicionamiento personal que deseas.

Haz lo mismo con tu lista del análisis externo: investiga qué amenazas hay en tu entorno y descubre las oportunidades que éste te ofrece.

Con todo esto, te resultará mucho más fácil identificar las áreas que necesitas mejorar y luego tomar acción, para cambiar tus debilidades en fortalezas y las amenazas en oportunidades. También serás consciente de tus fortalezas para seguir potenciándolas y aprovechar todas las oportunidades que se te presenten.

La mejor manera de actuar y así conseguir el éxito en el cambio que deseas realizar, es conocerte de una forma objetiva y real. Si eres consciente de tus valores y tus capacidades internas, y reconoces qué puedes utilizar de tu mundo externo (lo que te rodea), podrás ser más certero a la hora de diseñar tu plan para alcanzar tus deseos.

Si has leído este artículo hasta el final es porque quieres realizar algún cambio. Ppues no lo pienses más, toma papel y lápiz, y realiza tu DAFO personal. Busca todo aquello que te ayudará a conseguir esos cambios. Ahora es el momento.

Una última recomendación:
  • Utiliza todos tus activos para aprender a venderte mejor
  • Prepárate para combatir tus debilidades
  • Aprovecha todas las oportunidades que tu entorno te ofrece
¡Cuando dejas que las debilidades se apoderen de ti, es el azar el que hace que pasen las cosas!

¡Cuando potencias tus fuerzas, tus talentos, haces que los acontecimientos sucedan y sales reforzado!

Autora: Lola García, Empresaria y Directora de la Escuela de Profesionales, Expertos y Autores