Desconexión digital

¿Contesto o no contesto?

por | Jul 24, 2017 | Business, Comunicación, Curiosidades y Anécdotas, Imagen Personal, Marca personal, Motivación, protocolo | 0 Comentarios

Los medios ya se han hecho eco, en esta última semana, de la nueva realidad que ha entrado en vigor este año en el marco laboral y que, por ahora, tendrá vigencia oficial hasta el 2020. Hoy vengo hablar de la pronunciada “Desconexión digital”, o también conocida como el derecho a “apagar cualquier dispositivo móvil o de comunicación fuera del horario laboral”.

La verdad es que todos, en mayor o menor medida, en algún momento hemos recibido esa llamada o ese correo por parte de los jefes o jefas, que nos ha roto la programación que teníamos prevista, incluso, que nos ha importunado durante nuestro merecido de descanso. No obstante, y aunque no de forma oficial, son muchos/as los que se han tomado la libertad de no atender a esas llamadas, y aunque antes podía tener consecuencias, actualmente la ley nos ampara. De hecho en España, una reconocida aseguradora, ya ha firmado un convenio con CCOO que regulariza dicha normativa.

¿Y ahora qué? ¿Me olvido de mis jefes/as?

Pues según, o como canta Pau Donés: “Según como se mire, todo depende”.  Desde que dimos la bienvenida a la era de la digitalización en el año 2000, las tecnologías y, con ello, nuestra forma y modos de comunicación han ido re-adaptándose poco a poco e incrementándose a través de plataformas como Hotmail, Gmail, Facebook, Twitter, Linkedin, Skype y nuestra gran aliada Whatsapp. Y no es que sea negativo, pero su uso en el contexto profesional en ocasiones, se ha sobrepasado del estrictamente necesario. Por ello, y ahora que estamos en periodos vacacionales, es un buen momento para hacer reflexión y considerar si el portátil y el móvil deberían tener cabida en nuestra maleta para los próximos viajes.

Personalmente considero que cada uno, como profesional, debe cerciorarse de cuales son sus prioridades y responsabilidades. Cuando aceptamos un empleo, aceptamos también una serie de condiciones que, aunque no de forma explícita, en algunos empleos, están incluidas en nuestros servicios. Es decir, unas expectativas que se esperan que seamos capaces de cubrir. Ahora bien, ni todos los empleos son iguales, ni todos los profesionales tienen las mismas responsabilidades. Precisamente por este motivo considero que no todos, podemos tomarlos la libertad de “desconectarnos digitalmente” de nuestras obligaciones.

¿Qué dice de mi no contestar al móvil?

Actualmente, al no ser un derecho de obligado cumplimiento, nunca se nos podrá reprochar la ausencia de respuesta durante nuestros periodos vacacionales o de descanso semanal. Más bien, la pregunta habría que visionarla desde otro punto de vista, tal vez cómo:  ¿Qué dice de mi si contesto? El efecto es completamente positivo. Supongamos que nuestro jefe/a se encuentra en un apuro para atender a un cliente y necesita conocer dónde se encuentran unos informes de importancia para esa reunión. Se pone en contacto con nosotros por medio de un Whatsapp y no contestamos. Acto seguido, nos llama un par de veces y no contestamos. Evidentemente, el resultado puede no traer consecuencias positivas precisamente. La reunión se habrá visto comprometida y el resultado habrá sido nefasto. Sin embargo, supongamos que sí contestamos a esa llamada o a ese whatsapp. Le informamos de donde están esos archivos y gracias a eso, la reunión es un éxito. Evidentemente, ese acto quedará grabado como símbolo de compromiso y de cooperación con nuestro superior, y aunque a corto plazo pueda no tener reconocimiento, a medio y largo plazo estos detalles pueden adjudicarnos condecoraciones y privilegios que sí pueden jugar a nuestro favor.

Por ello mi consejo es sencillo, dado que no nos vamos a privar de utilizar nuestros dispositivos móviles, tablets, portátiles, etc. durante nuestro tiempo de descanso o vacaciones… ¿Qué nos supone dedicar dos minutos extra a contestar de igual modo a como lo haríamos con cualquier otra persona? La comunicación profesional a través de los medios, es uno de los grandes puntos fuertes que, si se utilizan adecuadamente, pueden jugar  siempre a nuestro favor. La educación y los buenos modales siempre llevan a buen puerto.

Nos seguimos leyendo.

¡Feliz Semana!