Educación: El Rolex y la Hermès de tu imagen

por | Mar 19, 2017 | Comunicación, Imagen Personal, Marca personal | 4 Comentarios

Puedes fácilmente juzgar la personalidad de una persona por cómo trata a aquellos que no pueden hacer nada por ella Malcolm S. Forbes.

Esta frase ilustra claramente una actitud recurrente que veo con preocupación en nuestra sociedad, personas que por creerse superiores a los demás, bien sea por sus títulos universitarios, posición laboral y/o estatus social, tratan a los demás con desdén y menosprecio, utilizando la educación y buenos modales sólo para tratar a sus “iguales” o “superiores”. También están los que parecen creer que la educación es un tema del siglo pasado, un obstáculo en la practicidad del día a día y de nuestras ajetreadas vidas.

La educación es, sin embargo, uno de los valores más importantes, bonitos y determinantes en la personalidad de un individuo, un aspecto esencial de su buena imagen, de su marca personal y de cómo es recordado, percibido y apreciado en su medio social. Es un tema tan básico y que se da tan por sentado, que por eso creo ha perdido la importancia que merece.

Poco importan las marcas, el estatus, el buen vestir y los títulos, al tratar a los demás con irrespeto, toda esa imagen de gran profesional se desmorona frente a las miradas y estima de los demás.

Aquí tienes 3 puntos a cuidar para que jamás entres en el lote de “los maleducados”:

1) E-mails: Son incontables las veces que he escrito e-mails que supongo llegaron al “limbo”, ya que su destinario, o no lo consideró importante, o estaba muy “ocupado” para responder mi solicitud.  Atención al personal de “RRHH”, que es donde este fallo tiene mayor recurrencia. Es entendible que debido a la naturaleza de su trabajo y el gran flujo de peticiones que han de recibir, no puedan responder con carácter personal cada uno de los correos que reciben, pero para ello existen los acuses de recibo automatizados, que al menos le hacen saber a la persona que su correo ha sido recibido y será contactado si su perfil llegase a encajar con la posición.

Lo mismo para cualquier otro ámbito, un correo electrónico es una comunicación que se inicia y es irrespetuoso no responder a ella, ya que es prácticamente lo mismo que alguien te saludara en la calle y le dejarás con el saludo en la boca. Hay muchas maneras con las que educadamente podemos eludir compromisos y decir que “no”, sin pasar por maleducados y marcar negativamente tu imagen profesional.

NOTA: Cuidado con el uso de las mayúsculas y los signos de exclamación, ellos denotan enfado, molestia, es como gritar de manera escrita. Y si es una primera respuesta, no olvides el “Hola”, “Estimados” o apertura correspondiente y una despedida acorde como por ejemplo “Atentamente” o “Saludos cordiales”

2) Servicio al cliente: Todo personal de restauración, hostelería y servicios al cliente se merecen el mismo respeto y trato que cualquier otra persona, y esto debería funcionar en ambos sentidos por igual. Queda muy mal para tu imagen profesional y personal cuando eres grosero, o pides algún servicio sin los principios básicos de la educación como un “por favor”, “gracias” … de igual manera para la imagen y reputación del establecimiento, su personal debe tratar con el mismo respeto a su clientela.

NOTA: la propina es un factor importante en tu imagen profesional, sobre todo si estás en una comida de negocios, asegúrate de dejar la cantidad correspondiente y no escatimes en dejar más si el servicio fue de calidad. Eso da indicios de cómo tratas a tu personal.

3) Networking: No dejes a nadie con el saludo en la boca o la mano estirada por ir a saludar a alguien de mayor “interés” para ti. El mundo de los negocios es muy cambiante y va a pasos agigantados, y esa persona que menosprecias en la actualidad, porque crees no te ayudará a alcanzar tus objetivos, puede ser fácilmente quien esté a cargo de darte o no un trabajo en el futuro.  No lo olvides, al final es todo un asunto de buenos modales, cortesía y amabilidad.

Ten siempre presente que los buenos modales, denotan una gran cualidad de ti como persona, dice mucho de tus valores personales y serán –junto con tu sonrisa-  tus mejores aliados en dejar una imagen duradera y positiva a tu paso, recuerda es solo cuestión de educación y gentileza.