Los diseñadores de ropa deben realizar varios bocetos antes de emprender la confección de las prendas. Pero el diseño digital puede ayudarles a concretar sus creaciones para la elegancia de la moda, más directamente.

Ya hay un proyecto de tecnología y moda desarrollado por Mary Huang y Jenna Fizel que se denomina Continuum y pretende revolucionar el mundo de la moda logrando la fabricación de prendas de manera digital.

La aplicación Drawing Dress (Ddress) permite a los diseñadores del mundo de la moda plantear prendas en tres dimensiones, viendo el resultado de la prenda sin tener que producirla, simplemente desde la pantalla de un ordenador.

Para ello han utilizado un «software de triangulación» que permite realizar el diseño de una forma más fácil y más fiel ya que no trata de simular digitalmente la tela sino que este software convierte a la tela en un material digital, creando un modelo muy fiel a la realidad.

Este programa permite trazar desde el navegador web la prenda y generar los polígonos necesarios para crearla. Y luego se exporta un patrón en 3D para confeccionar la prenda