No hay nada mejor que comenzar una jornada laboral o cualquier actividad que vayas a realizar que teniendo una visión positiva y optimista; la sonrisa será una de tus mejores aliadas para conseguirlo. Te mostramos algunas ideas para poner en práctica el poder del optimismo:

  • Sonríe a menudo, además de colaborar con la elegancia personal, promoverá el optimismo. Hay estudios que sostienen que aún una sonrisa forzada, hasta que logres que salga de forma natural y porque la sientas, puede afectar realmente a tu humor y al de los que te rodean.
  • Cree en el mejor resultado posible, pensar en el mejor resultado posible no implica estar ciego a la realidad y no ver los posibles riesgos, sino que te aporta una perspectiva fresca.
  • Aprende a responder de forma constructiva.  Buscar los aspectos positivos de cualquier cosa que hagas, te ayudará a dar pasos activos para conseguir tus metas, a través del poder del pensamiento positivo.
  • Limita tu exposición a la gente y a las noticias pesimistas, ya que seguramente te resultarán muy contraproducentes. Busca a gente positiva y rodéate de ella.

Los optimistas piensan que la vida sigue su curso, independientemente de tu enfoque,  y qué mejor manera de vivirla que viéndola de una forma positiva y enfrentándose con buen humor y optimismo a cualquier actividad, inconveniente o reto.

La mejor decisión siempre es la que expresa más esperanza y la que te hará pasar a otro día, con la expectativa de un venturoso porvenir.