Polo degradado, mi apuesta

Polo degradado, mi apuesta