Para ser un líder necesitas seguidores.

La mejor forma de conseguir seguidores es «sirviéndoles». De esta forma te ganarás la lealtad y el respeto de los que finalmente están a tu servicio.

Como decía John F. Kennedy » No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregunta qué puedes hacer tú por tu país».

El trabajo de un buen líder es ayudar a otros a descubrir cómo hacer las cosas por sí mismos, poder conseguir que las cosas se hagan y tengan éxito, más allá de lo que creían posible cada uno de ellos. No hacer el trabajo por los otros.

Si alguien te pide ayuda o te revela que no sabe cómo hacer algo, es porque piensa que tú estás ahí para respaldarlo.

El liderazgo es una práctica y un entorno. La gente debería sentir que estás allí para ayudarles a ser la mejor versión de sí mismos.

Un líder debe ayudar a la gente a conseguir los recursos y la información necesaria para desarrollar su tarea lo mejor que pueda. También tiene que controlarlos y ayudarles a corregir sus errores cuando los cometen. Así te ganarás su confianza y cuando te resulte necesario, ellos lo darán todo por ti, con gusto. No porque eres su jefe, sino porque te respetan y confían en ti.

Un buen líder construye una cultura de servicio.

¿Qué cualidad admiras más de un líder?