¿Quién dice qué porque sea verano no se puede usar trajes? La realidad es que los tejidos y los procesos para la obtención de éstos han evolucionado mucho, por lo que aunque sea pleno verano podemos seguir vistiendo trajes que nos permitan ir elegantes y atractivos.

Hagamos un breve recorrido por los tejidos más utilizados y recomendables para ser usados en el verano.

Seguro que si decimos que la lana es el mejor tejido te puede parecer increíble. Pues hay telas de pura lana virgen, tan finas, que con su ligereza nos sentarán igual de bien que un traje de los utilizados en pleno invierno y nos sentiremos como si lleváramos sólo una camisa. Aún estando forradas las chaquetas y con la confección habitual del traje de otoño, mantienen la misma prestancia con menos peso.

También  se hacen trajes de verano en otros materiales como la seda, el algodón, el lino, el cachemir o el mohair.

Los maestros de la producción y el diseño han sido los italianos, que lograron introducir la seda, el lino y el algodón, en la elaboración de los trajes masculinos para la estación estival.

Una buena seda resulta un material excelente para confeccionar un traje de verano de primera línea, a pesar de que muchos hombres crean que su brillo y textura  pueden limitar su uso en el atuendo masculino.

Sobre el lino y el algodón también hay distintas opiniones, no sólo en cuanto a la moda. El inconveniente es que los inconfundibles trajes claros de algodón o lino se arrugan bastante. Los pliegues en las rodillas y codos tienen el problema de acortar las perneras y las mangas.

Hay quienes consideran al lino como un tejido imprescindible en el verano, ya que sus arrugas le confieren cierta personalidad que no posee otro tejido. Los diseñadores tratan de imponerlos, mientras que algunos sastres profesionales opinan que el lino no proporciona la caída y el corte correcto para los trajes.

Otra tela utilizada es el cachemir ligero que es fresco para el verano y consigue bastante más rigidez que el lino y el algodón.

Y por último, el mohair es muy elástico y con él podremos olvidarnos de las arrugas, pero su brillo no lo hace muy adecuado para los trajes de día.