Los genes que determinan nuestro tipo de piel y el color de pelo: rubio, negro, pelirrojo o moreno, también influyen en la manera que tu perfume favorito huele, diferenciándose en contacto con el cuerpo.

Los que tienen un pelo oscuro con un tono de piel también oscura, poseen una cantidad más alta de melanina en sus cuerpos. Esta alta concentración de melanina tiende a producir más aceite, por lo que los morenos que usen perfumes que contengan aceite, conseguirán que les dure más tiempo, afirmándose en ese aceite natural.

Los pelirrojos tienen una piel bastante sensible aunque con más melanina en sus genes que los rubios, por lo que los perfumes más apropiados son los frutales y cítricos.

A los rubios que tienen una piel que tiende a secarse fácilmente, les durará más tiempo un perfume floral.

Una observación interesante es que hay que tener cuidado en no ponerse perfume en el cabello ya que contiene un aceite más denso, lo que puede hacer que huela un poco fuerte. Además, el perfume contiene alcohol, que puede quitar los aceites naturales del pelo  y secarlo e irritar el cuero cabelludo.