Para enfrentar la vida con elegancia y energía hay que ser una persona positiva. Te sugerimos poner el foco de atención en las cosas buenas que tienes a tu alrededor a través de estos ejercicios.

  • Practica ejercicio físico. Te verás y sentirás mejor para manejar las situaciones problemáticas y también tendrás más energía para realizar las tareas de cada día.
  • Cuida tu apariencia. Verte guapo y bien arreglado te hace sentirte con más seguridad.
  • Oriéntate a encontrar soluciones. Debes ser proactivo, siempre debes pensar cómo mejorar tus estrategias y solucionar tus problemas.
  • Sonríe. Es la forma más simple de emitir optimismo y alegría.  Si sonríes, los demás responderán con amabilidad. La sonrisa transmite entusiasmo y compromiso y es contagiosa. Practícalo.
  • Sé curioso y comprometido. Las personas indiferentes y desinteresadas no emiten positividad.
  • Dí que sí. Es la mejor manera de transmitir positivismo. Acostúmbrate a responder afirmativamente tan a menudo como sea posible.
  • No te quejes. Las personas que siempre se están lamentando son patéticas.
  • Mantén una buena postura erguida. Así no te verás abatido y subyugado, siempre con los hombros hacia atrás y el mentón hacia arriba.
  • Disfruta tus actividades favoritas y prepárate para reír y divertirte, esto mantendrá alto tu estado de ánimo.