Todos perseguimos tener éxito en las cosas que hacemos, ya sea en el plano personal, profesional o espiritual. Queremos cuidar y dar bienestar a nuestra familia, triunfar en nuestros negocios o en nuestra carrera profesional, sentirnos bien y ser felices.

Aunque no siempre estamos dispuestos a pagar el precio del cambio y la transformación, que no es otro que el recorrer el camino, algunas veces difícil y otras fácil, de lograr lo que deseamos.

Ya sea en nuestra vida privada o cuando nos lanzamos a crear nuestro propio negocio, tenemos tantas ganas de tener buenos resultados, o que estos lleguen muy deprisa, que se nos olvida que todo tiene su proceso de: creación, gestación, crecimiento y maduración.

Este proceso no es un camino de rosas y conlleva, en muchas ocasiones, salir de nuestra zona de confort, lucha, dolor y sufrimiento, aunque también alegría, felicidad, retos cumplidos, que finalmente, nos acerca a nuestro objetivo de éxito.

Nos afanamos en el éxito rápido, en buscar los resultados de inmediato, en lograr enseguida lo que queremos, que se nos olvida que todo proceso de transformación y creación lleva su tiempo, y se nos escapa la oportunidad de hacer algo único e inigualable.

Me gustaría compartir contigo una bonita historia, «El Alfarero» que creo ilustra con claridad lo que te comento. Después, saca tú tus propias conclusiones.

Se cuenta que en Inglaterra había una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Al entrar en una de ellas se quedaron prendados de una hermosa tacita.
– ¿Me permite ver esa taza? – preguntó la señora, – ¡nunca he visto nada tan fino! -.

En las manos de la señora, la taza comenzó a contar su historia:

– Usted debe saber que yo no siempre he sido la taza que usted está sosteniendo. Hace mucho tiempo era solo un poco de barro. Pero un artesano me tomó entre sus manos y me fue dando forma.

Llegó el momento en que me desesperé y le grité: ¡Por favor, ya déjeme en paz! Pero él sólo me sonrió y me dijo: Aguanta un poco más, todavía no es tiempo.

Después me puso en un horno. ¡Nunca había sentido tanto calor! Toqué a la puerta del horno y a través de la ventanilla pude leer sus labios que me decían: Aguanta un poco más, todavía no es tiempo.

Cuando al fin abrió la puerta, mi artesano me puso en un estante. Pero, apenas me había refrescado, me comenzó a raspar, a lijar. No se cómo no acabó conmigo. Me daba vueltas, me miraba de arriba a abajo.

Por último me aplicó meticulosamente varias pinturas. Sentía que me ahogaba. Por favor déjame en paz, le gritaba a mi artesano; pero él solo me decía: aguanta un poco más, todavía no es tiempo.

Al fin, cuando pensé que había terminado aquello, me metió en otro horno, mucho más caliente que el primero. Ahora si pensé que terminaba con mi vida. Le rogué y le imploré a mi artesano que me respetara, que me sacara, que si se había vuelto loco. Grité, lloré; pero mi artesano sólo me decía: Aguanta un poco más, todavía no es tiempo.

Me pregunté entonces si había esperanza. Si lograría sobrevivir a aquellos tratos y abandonos. Pero por alguna razón aguanté todo aquello.

Fue entonces que se abrió la puerta y mi artesano me tomó cariñosamente y me llevó a un lugar muy diferente. Era precioso. Allí todas las tazas eran maravillosas, verdaderas obras de arte, resplandecían como solo ocurre en los sueños.

No pasó mucho tiempo cuando descubrí que estaba en una fina tienda y ante mi había un espejo. Una de esas maravillas era yo. ¡No podía creerlo! ¡Esa no podía ser yo!

Mi artesano entonces me dijo:

Yo sé que sufriste al ser moldeada por mis manos, mira tu hermosa figura. Sé que pasaste terribles calores, pero ahora observa tu sólida consistencia. Sé que sufriste con las raspadas y pulidas, pero mira ahora la finura de tu presencia. Y la pintura te provocaba nauseas, pero contempla ahora tu hermosura. Y, ¿si te hubiera dejado cómo estabas?

¡Ahora eres una obra terminada!

¡Lo que imaginé cuando te comencé a formar!

Autora: Lola García, Directora de la Escuela de Profesionales, Expertos y Autores