Mirarse al espejo para observarse y conocer cómo nos vemos es una buena forma de ver que el espejo no nos miente y expresa con realidad nuestra edad, estatura y peso, lo que nos ayudará a escoger las prendas que vamos a utilizar.

¿Piensas que a los hombres no les importa la moda y cómo les sienta la ropa que usan? Estás equivocado. El hombre suele ser bastante más presumido que la mujer.

Es un error creer que no pensar en la ropa te hará más masculino y varonil. El joven actual tiene conciencia de la importancia de su imagen y la vestimenta para ser exitoso. Razonando así, se cuida, va al gimnasio, hace dieta, va a la peluquería, y compra su ropa para sentirse a la altura de los ejecutivos o de las personas con las que se va a relacionar.

Debemos ver cómo pasan los años y adaptar nuestro fondo de armario para conservar nuestra buena presencia.

Las prendas que no deben faltar en el guardarropa de un caballero elegante, son al menos, un traje oscuro, una camisa blanca, tres buenas corbatas para distintas ocasiones, unos pantalones grises, un blazer azul, un buen suéter, una chaqueta deportiva y unos vaqueros; además de unos zapatos negros y unos mocasines de cuero o gamuza.

Para que un hombre se vea y se sienta fascinante debe estar bien dentro de su piel. La ropa interior cómoda y agradable, es fundamental para  moverse bien y funcionar mejor. Si usas  calzoncillos apretados o demasiado flojos, te  estarás acomodando tus partes íntimas todo el día y te sentirás incómodo y muy lejos de ser atractivo.

Utiliza el espejo para ver cómo te ves y seguro que será un buen aliado de tu imagen personal.