El networking se ha convertido en estos últimos tiempos en una herramienta necesaria y casi imprescindible en el mundo de los negocios. Entablar relaciones, conocer a personas con las que puedas llegar a establecer alianzas estratégicas o simplemente tener la oportunidad de poder presentar tu negocio a otros profesionales o empresas, son cuestiones que esta actividad promueve.

Si hay una persona que represente el buen hacer del networking en España es Mark Gibson, Director Nacional de BNI España. Puesto que Mark está en permanente contacto con personas del mundo empresarial y de los negocios, le pedí que me respondiera algunas preguntas sobre cómo cree él que afecta la forma en la que vestimos y nos compartamos en las relaciones de negocios.

Te invito a que leas atentamente las respuestas de la entrevista que mantuvimos y sus opiniones, porque considero que aporta información muy, pero que muy importante, si deseas triunfar en tus relaciones personales y profesionales:

¿Cómo te gusta que te definan como persona?

¡Buena pregunta!  Creo que depende del momento y de la compañía, pero en cuanto a lo profesional, me gustaría que me definieran como interesante – alguien que tiene cosas interesantes que decir, serio, profesional, fiable, e innovador en cuanto a cómo formar a empresarios y autónomos en el arte del networking.

Si le preguntas a mi hijo como soy, seguramente te dará otra serie de adjetivos(¡!) – divertido, protector, serio a veces, que pasa demasiado tiempo trabajando y demasiado poco jugando…

¿Has pensado que la forma en la que vistes influye en tus relaciones profesionales?

Absolutamente.  No podría ponerme delante de un grupo de empresarios para hablarles sobre networking y marketing por recomendación, y darles ideas sobre cómo promocionar su empresa y cómo crear una red de colaboradores fieles, si vistiera camiseta, bañador y chanclas.  Creo que es importante que nos vistamos lo más elegante posible, según las normas de nuestra profesión.  Un pintor de brocha gorda posiblemente no tenga la necesidad de ir trajeado, pero sí de llevar ropa limpia y cuidada.  El traje para un profesional es su uniforme, y dice mucho sobre su actitud hacia su trabajo, sus clientes y su autoconfianza.

Cuando conoces a una persona, ¿qué es lo primero que te llama la atención?

Lo físico, siempre.  No porque sea una persona superficial, sino porque normalmente, ves a una persona antes de hablar con ella, y la mente, consciente o inconscientemente, ya está juzgando, mejor dicho, calificando a esa persona antes de que ninguno de los dos abra la boca.
Nuestra manera de vestir dice cosas a los demás como hasta qué punto nos importa nuestra apariencia, o la impresión que causamos en los demás, o nuestra imagen personal o profesional.  Y los demás automáticamente intentarán relacionar lo que saben, o lo que piensan que saben sobre nosotros, con nuestra manera de vestir, y si las dos cosas no transmiten el mismo mensaje, entonces pueden no confiar en nosotros.

¿Que es lo que más aprecias de BNI?

¡Que tengo el mejor trabajo del mundo! Cada día me relaciono con empresarios y autónomos quienes, por la naturaleza de su trabajo, tienen que ser personas muy motivadas, y más hoy en día.  Esa motivación se vuelve contagiosa, así que suelo salir de las reuniones de BNI con las pilas cargadas, satisfecho de haber sido testigo una vez más de cómo los miembros de BNI consiguen nuevos clientes gracias a este sistema tan peculiar de hacer negocios.

Les explico a menudo que la clave del éxito para conseguir muchos clientes por recomendación es la confianza.  Si nuestros contactos o clientes no tienen confianza en nuestros productos o servicios, y en nosotros como personas y como profesionales, no van a arriesgar su propia reputación recomendando nuestra empresa a sus mejores contactos…

¿Cuáles son, según tu criterio, los aspectos más importantes para que un hombre proyecte una buena imagen personal?

  1. Autoconfianza – nos gusta estar en la compañía de alguien que, sin ser arrogante, esté en paz consigo mismo, y se encuentra cómodo en cualquier situación social.
  2. Imagen física – no hace falta comprar 10 trajes de Armani, pero si esperamos que alguien nos respete como profesional, si vamos vestidos con una camiseta vieja y si estamos sin afeitar o sin peinar, creo que nos equivocamos.  Sí que nos deben un respeto como persona, no estoy hablando de eso.  Pero si queremos que nos vean como a un profesional, tenemos que tener la imagen que tienen los profesionales.  Además, creo que muchos tenemos nuestras manías en cuanto a las cosas que más nos llaman la atención cuando estamos con alguien por primera vez – puede ser su cara, su pelo, sus dientes, su ropa, sus zapatos…  Conviene cuidar todos estos detalles.
  3. Un interés genuino en los demás.  Si utilizamos las palabras correctas pero realmente no nos interesa la persona que tenemos delante, lo va a percibir, porque estamos programados para percibirlo.  Es un especie de mecanismo de autoprotección – por eso a veces cuando nos están hablando y sonriendo, tenemos esa vocecilla que nos dice – “hay algo que no encaja – no te fíes”.  Aunque conscientemente no somos capaces de explicar por qué tenemos esa reacción, el subconsciente lo tiene muy claro, porque está “leyendo” miles de mensajes no verbales por segundo.  Bueno, como me ponga a hablar sobre la comunicación no verbal, esto irá para largo…

¿Cómo definirías tu estilo?

¡No tengo la más remota idea!  Seguramente clásico y profesional.  Cuando estoy en las reuniones de BNI, llevo traje y corbata, y cuando estoy con mi familia, prefiero un pantalón, zapatos y un polo o similar.  Como ves, no soy para nada original… pero me funciona.  Algún día le pediré al gran Bere Casillas que me haga un traje…!