Ahora que dejarse barba, está de tan actualidad, queremos que conozcas como las diversas culturas, tomaron este rito, como mecanismo para representar una determinada posición social.

En la mayor parte de las distintas culturas de la antigüedad, como ya hemos comentado en otros artículos , el afeitado, recorte de barba, bigote y hasta el estilo del peinado tenían un gran significado cultural para los hombres. Este concepto estaba ligado a ritos religiosos, de iniciación,  demostraba el poder o estatus de cada miembro dentro de clan.

En los inicios de la civilización egipcia los hombres dejaban crecer pelo y barba, como símbolo de madurez o rango y  en el caso de los Faraones trenzaban su barba, embadurnandola   con polvo de oro.

Durante el Período que duraron  las Dinastías,  el cabello empezó a ser considerado como un símbolo de salvajismo. En la corte para mostrar símbolos de civilización, con respecto a las castas bajas,  comenzaron a depilar todo el pelo de sus cuerpos. Los sacerdotes lo hacían como parte de un ritual de limpieza, eliminando hasta  cejas y pestañas.

Los señores de las castas superiores tenían sus barberos personales, en aquellos años circular por las calles  sin afeitarse,  era  solo propio de  clases  consideradas como bajas.

La depilación era tan importante que los faraones eran sepultados con sus barberos personales y sus cuchillas incrustadas en piedras preciosas para que los afeitaran durante su vida de ultratumba.

Los reyes de las Dinastías, lucían una pequeña «chiva» de metales,  el oro y la plata eran fundamentales durante los ritos y celebraciones ya que seguían reverenciando la barba como símbolo de poder y divinidad.

Como anécdota final se sabe que durante la vida del Faraón, la trenza de la barba era completamente recta, pero en sus máscaras mortuorias la punta curvada hacia arriba,  indica que el Faraón se había  convertido en un dios.

¿Conoces alguna anécdota más, sobre esta época en concreto, que quieras compartir?