Cuando se hace un regalo, no basta con elegir ese detalle que sorprenda sino que debemos dar un paso más y prepararle para que guste a primera vista.

El modo en el que presentamos el regalo juega un papel muy importante y debemos saber que el color del papel elegido, lleva en sí mismo un mensaje secreto.

Los japoneses, una cultura milenaria delicada y exquisita, por el valor que otorgan a los pequeños detalles, fueron los que inventaron el papel decorado para envolver los regalos. Para ellos, el ritual de obsequiar está ligado a conceptos de belleza, delicadeza y personalización.

En torno a la elección del color del papel, hay todo un lenguaje que habla por sí mismo. El matiz y tono que se elige, produce un efecto especial en nuestros sentidos, por eso, te recomendable que elijas un envoltorio de acuerdo con la personalidad de quien recibirá el obsequio o lo que desees transmitir.

Para ello, veamos algunas relaciones de lo que los colores comunican:

  • Azul: relaja el espíritu y tranquiliza.
  • Rojo: es el color del amor y lleva consigo un mensaje romántico y de pasión, aunque también es sinónimo de prosperidad.
  • Naranja: si lo que quieres es provocar sentimientos positivos y expresiones de alegría, este será el tono por el que deberás optar.
  • Rosa: disipa el mal humor e inspira protección, siendo un buen color para envolver los regalos de personas mayores.
  • Verde: es el tono de los profetas y de la esperanza.
  • Amarillo: color asociado a la creatividad y a los intelectuales.
  • Negro: transmitirás elegancia y distinción