Internet,  como no podía ser de otra forma, lleva de cabeza a todo el mundo de la moda. YouTube, Facebook, Twitter, Web y cientos de foros especializados, son los principales focos de atención de los profesionales que descubren cómo el paradigma en la forma de presentar sus colecciones y comunicar, ha experimentado una evolución a lugares mucho más cercanos a su público objetivo.

De tener sólo un flujo informativo de ida – Yo soy, yo he creado esto – en menos de un par de años,  diseñadores, grandes confeccionistas y empresas de distribución se han encontrado con un fluir de información de ida y vuelta, desde las pasarelas, hasta la opinión  directa de sus potenciales clientes.

Ahora tenemos claros ejemplos de la forma en la que se ha creado una química especial entre algunas firmas y sus seguidores, en las cuales estos últimos se sienten implicados en la creación de las propias colecciones, aportando ideas, sugerencias, críticas, anhelos y deseos desde las Redes Sociales, incluso algunos, se han postulado desinteresadamente, como auténticos críticos de la marca con el beneplácito de éstas. Es una cascada de información tan impresionante, que sin ser un dato público, existen ya departamentos en las principales sedes, para el análisis y estudio de esta incesante fuente de información.

Contar con Communitys Manager muy profesionales para gestionar los perfiles sociales de las empresas, se ha convertido en estos momentos en una auténtica necesidad.

Culpables de  estos profundos  cambios es el fenómeno Blogger. Chicas y chicos profesionales o sólo amantes del  mundo de la moda, que han ganado  literalmente la partida a la forma en la que se consumía la información sobre el mundo de la costura.

Desde 2008, el nacimiento de cientos de blogs dedicados en todas sus formas a hablar de moda, puso a ciertos medios de comunicación especializados con el grito en el cielo, ante la llegada de influyentes Bloggers. La comunión entre estos  Bloggers con una importante influencia y las principales publicaciones de moda estaba cantada,  afortunadamente puedo decir que sería  impensable vivir una sin la otra.

Streetstyle, photoblog, videoblog, ego-blog, son algunas de las fórmulas para interpretar tendencias y su impacto directo en los medios sociales para que finalmente sea interpretada por el consumidor.

Para ilustrar con mayor extensión el fenómeno Blogger de la Moda, recomiendo leer un muy buen artículo de una dama que sigo en Twitter con gran devoción, Raquel Carrera (@Doublecloth ), podéis aprender tipos y clasificaciones de este fenómeno, de una forma mucho más extensa y profesional.

Para los que nos  dedicamos y vivimos del mundo de la costura es importante tener foros profesionales y eventos que hagan que nuestras miras se amplíen. Siendo un sector algo egocéntrico, contactar, compartir y discutir con profesionales de internet nos hace creer que otros mecanismos pueden  funcionar realmente.

El pasado mes de Septiembre de 2010 asistí con gran sorpresa a Mentes&Moda, encuentro donde pude palpar por primera vez la unión tan íntima entre la moda e internet, que a pesar de la opinión de muchos es un matrimonio perfecto.

Los próximos 10 y 11 de Junio asistiré a otro foro que me llena especialmente de ilusión, pienso que es el mejor termómetro donde podré medir el estado de la Blogosfera de la Moda. “Jornadas de Blog de Moda” se postula como el gran encuentro de todos los que consideramos que un blog es una impresionante herramienta de trabajo y la forma perfecta de comunicarnos con nuestros seguidores. Desgraciadamente, el aforo se completó en muy poco tiempo y según fuentes consultadas, en lista de espera se quedaron más de 500 personas.

Recomiendo expresamente, si el mundo de la moda te importa, sigas estas jornadas por streaming. El listado de ponentes es impresionante, hombres y mujeres curtidas en la moda, en internet, en el mundo de la comunicación, retail, y sobre todo, la posibilidad de conocer hacia dónde se puede dirigir este movimiento imparable.

Recomendación: Planifica esos días como si estuvieras físicamente en las jornadas, aprovecha la capacidad que la tecnología nos permite: estar sin estar, participar y ser un invitado más, desde cualquier rincón del mundo conectado a una línea telefónica.

La magia existe.