Podemos no pasar frio sin renunciar a la elegancia