La chaqueta prelavada y sin forro se ha convertido, en las dos últimas temporadas, en una prenda omnipresente en el armario de verano del hombre elegante.

Esta chaqueta que ha sido ampliamente adoptada por los caballeros que quieren vestir de una manera menos ortodoxa, más cómoda y menos convencional, sin perder por ello la excelente sastrería.

Esta prenda surgió como resultado de las investigaciones de la sastrería Boglioli, una firma italiana con 100 años de historia, colocando sus finos trajes en la lavadora. De esta forma, consiguieron una prenda levemente arrugada pero perfecta para el hombre que quiere vestir bien, pero algo más cómodo.

Boglioli

En la pasarela de Pitti Uomo presentaron como novedad, chaquetas confeccionadas con fibras de papiro y otras en las que los tejidos de algodón y lino, tratados con procesos de lavado en frío, se sienten como la seda.

LBM1911

La firma de Mantua, LBM1911, también centenaria, tiene este tipo de chaquetas sin forro, bien entalladas, con mangas estrechas pero con sisas amplias, para vestir sobre cualquier otra prenda y en todos los colores que se proponen para la nueva temporada como el azul océano y el verde clorofila.