Dentro de los negocios cada sector o empresa, tiene unos determinados códigos de vestimenta, que de una forma tácita o implícita se conocen, o al menos deben de conocerse,  para saber  adaptar nuestro estilismo al sector concreto donde tenemos que operar. No solo hay que serlo, también parecerlo.

En general,  el uso de la camisa negra es bastante contraproducente en el terreno laboral, si tienes presente que es un color muy complicado y lleno de connotaciones.

Si la premisa indiscutible para establecer buenas relaciones de negocios a largo plazo, es la confianza.  Ante la necesidad de generar una óptima primera impresión, mi recomendación en este sentido, es que el uso de la camisa negra no pasa por ser la mejor elección.

Otro aspecto importante que quiero analizar contigo, es el uso de corbata junto a una camisa negra. Como muy posiblemente imaginas, una combinación ciertamente  compleja y complicada, si el objetivo final que tienes en mente, es estar elegante. Usar corbata de un determinado color, puede generar un impacto casi mafioso y  usar camisa negra, junto a una corbata negra, no creo que sea la mejor formula, para generar confianza en esa primera cita.

Hace unas semanas, publiqué en este blog, otra entrada donde situaba a la camisa negra dentro del contexto del ocio y que te recomiendo visitar siguiendo este enlace.

Para ayudarte a comprender la complejidad de este color en los negocios y la empresa, he preparado un tutorial en video, para ilustrar de una forma gráfica y con mayor profundidad, todo los elementos que tienes que tener presente, para usar este color en una camisa.

Además de descubrir claves que serán de tu interés, estoy convencido que resolverás  las dudas que en este sentido, hayas podido tener.