El algodón es una tela que tiene muchos detractores a la hora de formar parte del armario del caballero clásico. Uno de los argumentos utilizados es porque no tiene buena caída y se deteriora antes que otros tejidos, pero la verdad es que debería ser un básico en el guardarropa masculino, sobre todo para la temporada estival.

El tema de la caída, se debe a que es una tela con mucho cuerpo, ya sea la gabardina, la pana o la piel de topo, al igual que el cuero o el ante, que se utilizan para confeccionar chaquetas para el vestuario más casual.

Es cierto que se estropea antes que la lana o el lino, pero este es uno de sus encantos, porque se ajusta o amolda al cuerpo de una manera muy distinta a otros tejidos.

El algodón es una buena opción para las americanas o trajes menos formales de verano, en una época en la que vemos combinar, frecuentemente, las chaquetas de traje con pantalones casuales, ya sean chinos o vaqueros. En color azul marino, da un resultado de aspecto superior a su equivalente en lino, con un agradable cambio sutil en la suavidad de la textura.