Hace unos meses mi hermano Isaías,  me invitó a cenar en Madrid, en una cadena de restaurantes muy conocidos.

Como suele ser normal en mi, por mera deformación profesional, analicé todos los detalles que me rodeaban,  que por supuesto llamaron mi atención.

Mientras otros lugares con mejores características, mejor carta y quizás hasta mejores preciosos, casi mendigan clientes, estos señores tenían lista de espera. Era un dia de semana, NO un fin de semana, estamos en plena crisis, donde todos los sectores están afectados de alguna manera y sin embargo, tuvimos que esperar mas de media hora, para poder sentarnos a cenar.

Existe un verdadero anhelo oculto de elegancia, en cada uno de nosotros, lo queramos reconocer  o no, incluso estemos de acuerdo o públicamente lo neguemos.

Todo lo relacionado con la elegancia, ojo no confundir con el lujo,  nos llama la atención de una forma poderosa y nuestra curiosidad se intensifica por conocer más.

En si misma la elegancia esconde todo un  lenguaje oculto de signos. ¿Por qué es tan poderosa? ¿Por qué llama tanto la atención? ¿Por qué nos obliga a girarnos en la calle? ¿Por qué nos cautiva una mirada elegante?

¡¡¡ Por qué no se usa mas !!!!

Sometemos las cuentas de resultados y la imagen de la empresa, en pos de la  modernidad, la comodidad, la cercanía y no puedo enumerar la cantidad de sandeces mas, que he podido escuchar.

Este restaurante en concreto, tenia unas elegantes instalaciones, el metre nos atendió de una forma exquisita, todas las camareras y camareros, estaban perfectamente uniformados, aseados y con una radiante sonrisa en la boca, con un interés sincero en atendernos, sin prisas por facturar, que en apariencia podían permitirse el lujo de hacerlo.

Todo el ambiente inspiraba  elegancia, por todos los poros.

Consiguieron hacernos sentir como si de un restaurante de lujo se tratara , pero a 49,00 € el tiquet final.

Esta relajada cena a priori sin importancia, me hizo comenzar a hilvanar, algunos conceptos importantes y algunas reflexiones, sobre el mundo de la empresa y su relación tan directa con la elegancia, indistintamente del sector económico en el que se mueva.

A lo largo de algunos post, quiero presentarte mis conclusiones y  la relación directa con determinados departamentos de la empresa, los clientes y los resultados económicos.

Aprende más sobre este tema:

Disfruta Creando Tu Estilo Personal

Reconoce Y Potencia Lo Mejor Que Hay En Ti

Consecuencias De La Falta De Elegancia en Redes Sociales

La Falta De Respeto y Educación De Los Comentarios En Blogs.

Tú Puedes Cambiar Tu Realidad