El profesor colombiano Juan Hinestroza, eminencia mundial en el campo de la nanotecnología, está trabajando en su laboratorio con materiales 25 mil veces más pequeños que el diámetro de un pelo. Este concepto lo  integra en tejidos, con fines más ambiciosos que solo mejorar la elegancia y caída natural de los mismos.

Presentó en Nueva York, como resultado de sus investigaciones, telas que cambian de color, tejidos que no se manchan y sistemas para impedir ataques terroristas con agentes químicos.

El investigador explicó, «Esto permite manipularlos desde el punto de vista atómico y molecular para que se comporten como uno quiera» ,  de esta manera, se pueden crear desde tejidos para confeccionar uniformes de trabajo que repelen el agua y las manchas, hasta sacos que atrapen los gases responsables de la maduración de los alimentos para evitar su descomposición.

Su trabajo de investigación cuenta con la financiación del Departamento de Defensa de Estados Unidos, por lo cual, también trata de desarrollar un camuflaje interactivo que tomando fotos del lugar donde el soldado se encuentra, plasma la imagen en su ropa, y en un sistema de protección contra agentes químicos y biológicos para la protección contra los atentados de fanáticos.

La tecnología nos está llevando a lugares realmente insospechados. ¿Piensas que estos avances en el campo de los tejidos, terminarán siendo positivos o negativos?