No tomemos la puntualidad como algo banal, sin importancia, insustancial. El tema de la puntualidad no pierde nunca vigencia, y mucho menos su importancia. El tiempo no es un recurso renovable, de ahí su extremado valor.

Precisamente cuando empecé a escribir este post leía dos interesantes artículos que no dejaron de llamar mi atención y que se referían a la falta de puntualidad

El 64% de los españoles admite ser impuntual, entre 5 y 15 minutos

 

Seis de cada diez españoles admiten que llegan siempre tarde

 

La puntualidad es respeto a uno mismo y el interés hacia los demás. “El tiempo es oro” afirma un refrán. Más bien el tiempo es un bien escaso que no debemos desaprovechar. ¿Qué piensas tú cuando alguien es impuntual?. Es una falta de cortesía, de educación, de valores y buenas maneras.

Ahora que hablamos tanto de “marca personal”, debemos pensar que la puntualidad dice mucho de nosotros. Si quieres que los demás tengan una buena percepción de ti, es una exigencia. ¿Qué te aporta? Entre otras cosas proyectas seriedad, confianza y profesionalidad.

Cualquier persona ha de tener la puntualidad como elemento clave que constituya la mejor publicidad de uno mismo. Tu éxito dependerá en gran manera de cómo gestiones tu tiempo y máximo de tu puntualidad. Si quieres convertirte en un verdadero profesional debes convertirte en la persona más puntual que conoces. Si eres impuntual vas a mostrarte irresponsable, despreocupado y desinteresado, además de disminuir tu productividad.

Ofrecer un tiempo de cortesía es “reforzar” al impuntual. Las personas puntuales se han esforzado por llegar a tiempo y pueden haber dejado de hacer alguna otra tarea o actividad por cumplir con el horario previsto para ese encuentro o reunión.

¿Te has preguntado alguna vez por qué llegamos tarde?. Este interesante vídeo nos muestra algunas de las razones y las excusas más recurrentes

 

 

No olvidemos la importancia de la puntualidad en los negocios, no sólo como hemos indicado anteriormente, como señal de respeto al otro, sino porque forma parte de la imagen del mismo. La calidad de un negocio también se demuestra con la puntualidad al entregar pedidos, pagar facturas, acudir a citas de negocios y, por supuesto en las negociaciones.

 

¿Qué pautas podemos seguir para mantener y mejorar la puntualidad? Te comparto unos pequeños y sencillos consejos:

  • Ponte manos a la obra. No pienses en ser puntual mañana, puedes serlo desde hoy
  • No te satures con actividades. Quizá no tienes en cuenta el tiempo que dedicas a cada una de tus actividades, por eso planificar marca una diferencia
  • Piensa en los demás, ver que el tiempo de los demás también es valioso para ellos
  • Organízate bien. Establece un tiempo para revisar tu correo y tus redes sociales. Evita distracciones
  • Comprométete a ser puntual. Un pequeño truco es adelantar al menos 15 minutos tus relojes. Este pequeño adelanto te va a aportar grandes beneficios
  • Ten en cuenta el tráfico y el desplazamiento que necesitas realizar para trabajar o bien para tu cita de negocios. Salir unos minutos antes puede marcar la diferencia porque no sabes qué imprevistos pueden surgir
  • En el caso de tener que cancelar un compromiso, ha de hacerse con tiempo para evitar inconvenientes a la otra parte
  • Reconoce los beneficios de ser puntual. Recuerda como la impuntualidad te ha hecho perder oportunidades de negocios en otras ocasiones, esto te hará mejorar.
  • Y si aún así te retrasas, pide disculpas. No pongas excusas (el tráfico, el mal tiempo, una llamada inesperada). Si pones excusas los demás van a pensar por qué yo pude llegar puntual y xxx no. Tu imagen profesional queda por los suelos.

Recuerda que:

“Llegar tarde es una forma de decir que tu propio tiempo es más importante que el tiempo de la persona que te espera” Karen Joy Fowler

¿Os parece importante la puntualidad? ¿Qué recomendaciones tenéis para ser puntuales? Espero vuestras aportaciones

Si has llegado hasta aquí ¡Gracias por leerme!