Aunque  vivo en una ciudad pequeña al sur de España, tengo la posibilidad  de viajar  con mucha frecuencia a grandes ciudades.  Para un hombre como yo, visitar esas grandes concentraciones de personas, sigue suponiendo una fascinación inevitable , por muchos cientos de veces que las llegue a visitar.

No hace muchas semanas, estando en Madrid, me apeteció tomar el metro, transporte subterráneo, que para los foráneos,  es casi de obligada visita, por las curiosidades que solemos encontar.  En esta ocasión, estaba solo, sin compañia y muy posiblemente hasta ese dia, nunca me había percatado del detalle.

Me impresionó  encontrarme con cientos de personas, completamente aisladas,  todo el largo completo de aquellos vagones, estaba a tope de seres humanos.  Curiosamente cada uno estaba  en su mundo, en su música, en su lectura o en su sueño. Lo más llamativo, ninguno sonreía.

Eso de experimentar sensaciones, es algo que llevo dentro desde que tengo consciencia de que existo, me gusta ser consciente de todo lo que me rodea, del sol, de una nube, del viento,  de una mirada, del frío, de una piedra en un ciudad, del color en las calles, me seduce un olor  y por supuesto de la falta de sonrisas. Me siento un curioso de todo.

El simple gesto de sonreír, produce en los demás una reciprocidad única, una química, que solo unas palabras muy acertadas son capaces de transmitir. Una sonrisa, le alegra la vida a los demás y los llena de respeto. Una sonrisa puede iluminar una tristeza y amortiguar un sufrimiento.  Una sonrisa abre puertas, donde solo existían ventanas. La sonrisa abre el alma y la mente y si además lo acompañas de un sincero y profundo agradecimiento por todo lo que te rodea, quizás puedas rozar, eso que denominan la felicidad.

Una de las empresas que mejor sabe explotar el concepto de la sonrisa es Disney y sus parques temáticos.  Es una cultura, una forma de trabajar, el agradecimiento profundo de tu visita y la admiración de los niños. Es una forma maravillosa de ganar muchos millones de dólares. Imaginas por un momento llegar a uno de ellos y que todos los personajes de los famosos cuentos,  estuvieran serios………………….

En el mundo de la empresa y las relaciones profesionales, la sonrisa abre puertas a la confianza,  a las buenas vibraciones y hace que las negociaciones o ventas se hagan con mucha mas fluidez.

Para un cliente atendido con una sonrisa sincera y honesta, te has convertido en su profesional favorito y te recuerdo que siempre que vuelva a tu empresa, solo querrá ser atendido por ti.  Cuando un profesional te ha atendido, con una maravillosa sonrisa, cortesia, cariño y sinceridad,  ¿Te ocurre lo a ti lo mismo?.

¿Te sientes capaz de  convertir una sonrisa sincera, en su equivalente económico?.

Sonreír es muy rentable y tremendamente elegante.

Aprende más sobre este tema:

Entra En El Círculo Virtuoso Del Positivismo

Salúdame Y Sabré Cómo Eres

El Poder Del Optimismo

Consejos Prácticos Para Ser Un Hombre Elegante Y Lucir Siempre Bien

Reconoce Y Potencia Lo Mejor Que Hay En Ti