Dolce & Gabbanna

Los desfiles de Dolce & Gabbanna, Gucci y Versace convierten la pasarela milanesa en un espectáculo textil inolvidable, que se inspira en lo antiguo para convertir la ropa masculina en una obra de arte y reciclar hacia el futuro.

Gucci

Gucci presentó sastrería tradicional con americanas de un sólo botón y cruzadas con una hilera de dos botones, las más vistas en Milán y pantalón ajustado, muy recto que consigue una silueta lápiz fina. Terciopelos con floreados victorianos y hojas de acanto que se mezclan con varios estampados optical en un mismo conjunto, en colores negro, grises, algún tierra con acentos en turquesa y rojo vino. Los complementos incluyen pañuelos de seda estampados al cuello y sin nudo que reemplazan a la corbata, zapatos y botines bicolores con piel charolada y mate, en un mismo color pero con tonos engamados. Jerséis en punto, gruesos, con trenzas y ochos, cortos.

Versace

Dolce & Gabbana ofrece prendas con pasamanerías y bordados dorados que reciclan con nostalgia las utilizadas en la antigua corte real francesa del período barroco y presentan la ropa interior al estilo de esa época, con calzoncillos largos o cortos, de talle alto. Con la intención de hacer soñar a los espectadores, muestran capas, largas o cortas, y abrigos bordados con una increíble creatividad.

Versace exhibió una colección muy característica con sus particularidades tradicionales, los cortes ajustados a la silueta, los estampados con fuertes colores y apliques metálicos grecorromanos, con un aire militarizado.