Dentro de la moda masculina existen movimientos por parte de algunas casas, para que vuelva el chaleco a incorporarse dentro del traje. Sí, ese que usamos casi a diario todos aquellos que por nuestra profesión o por nuestro talante somos buenos seguidores de esta prenda.

El chaleco es una prenda que aporta más elegancia que muchos accesorios o complementos de moda. Puede añadir formalidad a los trajes, estilo a un conjunto desintegrado, confort a una vestimenta informal, o calidez a un uniforme de trabajo en un clima frío.

El chaleco actual comenzó como una prenda funcional para exteriores. Los siervos que trabajaban a la intemperie lo utilizaban como abrigo sobre sus otras prendas. Fue evolucionando para convertirse en un básico del atuendo masculino de invierno.

El chaleco de un traje de tres piezas puede ser combinado separadamente con otras prendas, teniendo la precaución de rotarlo adecuadamente, para que no pierda su color por ser usado más que el resto del traje.

Si tiene un color o estampado diferente del traje, le da un toque más relajado, apto para una velada no tan formal.

Vestirlo con conjuntos informales te agregará un toque de color y personalidad sin temor a resultar demasiado extravagante.

Chaleco Bere CasillasPuedes encontrarlos en distintos formatos: el tradicional con botones en el frente, con o sin solapas, un jersey en tejido de punto sin mangas, u otras versiones más informales como las telas de polar o impermeables.

Los estampados con rayas o cuadros son muy aceptables, y aún estampados más originales, no llamarán demasiado la atención ni se verán fuera de lugar.

Si eres un poco más tradicional, te verás muy elegante acompañándolo con una pajarita o con distintos estilos de corbata.

Creo que ha llegado el momento de dar una nueva oportunidad a esta magnífica prenda en nuestros armarios.