Es una costumbre que nace en España y que con posterioridad se traslada a Latinoamérica y que consiste en comer las 12 uvas de la suerte, coincidiendo con las 12 campanadas que nos llevan al siguiente año.

He investigado para conocer cuándo se comienza este ritual y cuál la motivación que inicia este fenómeno.

La versión menos extendida la he encontrado en Wikipedia donde se comenta que es una tradición española, de origen francés e introducida por la aristocracia madrileña. Según Wikipedia, la primera referencia escrita la podemos localizar en la Nochevieja de 1895, siendo el Presidente del Consejo de Ministros quién despidió el año de 1895 con uvas y champagne.

Un año más tarde y gracias a un artículo publicado en la prensa titulado «Las Uvas Milagrosas”,  se anima a la población a comer las 12 uvas en la Puerta del Sol y así atraer suerte y fortuna.

La otra versión, con mucho más partidarios, tiene su origen en 1909  y surge de un gran excedente de este preciado fruto de la vid.

Sus precursores fueron un grupo de viticultores alicantinos que tras la buena cosecha del año 1909, y no sabiendo cómo colocar las uvas en el mercado – inventan  –  que consumirlas el día de Nochevieja traerá buena suerte a todo aquel que las tome. 

Hasta aquí contamos la información encontrada en relación a esta tradición. La realidad es que se ha convertido en toda una costumbre, muy extendida en España y que nos lleva a muchos a preparar las famosas “12 uvas de la suerte”, con el condicionante de que si nos las tomas, tendrás un año pésimo. Pues este año que se nos va ¡gracias a Dios! debe ser que a muchos españoles se nos olvidó tomar las uvas o no lo hicimos de la forma correcta.

Sobre cómo hay que tomarlas también tenemos diferentes versiones de las formas y métodos a utilizar. Una de ellas es que simplemente son el símbolo de las 12 campanadas del reloj que nos llevan al día siguiente, mientras que otras hablan de que cada uva representa un mes del año, así que si te dejas una sin comer, habrá un mes del año siguiente, que no será muy afortunado para ti.

Otra versión nos dice, que con cada uva que te comas tienes que pedir un deseo, 12 uvas, 12 deseos. Así, si consigues comerlas todas, tus deseos se cumplirán.

Si piensas que hemos acabado con el tema de las uvas, he de decirte que no. Una última recomendación encontrada para atraer suerte es que las uvas han de comerse enteras con piel y pepitas, nada de utilizar esas que vienen preparadas en una lata o hacer trampa preparándolas tú.

Así que ya sabes a comerlas enteras incluidas las pepitas ¿Por qué? Porque una vez terminadas las campanadas has de contar las semillas que han quedado intactas, ya qué a mayor cantidad, más suerte tendrás en los doce meses siguientes.

Si todo esto te ha gustado o al menos te ha parecido curioso, no te pierdas mañana “Día de Nochevieja”, otras costumbres y formas empleadas para atraer prosperidad, fortuna, pasión y amor a tu vida.

Espero que te haya gustado esta información y con independencia de si tomas o no las uvas en fin de año, espero que la ilusión, la pasión y la imaginación te invadan durante los próximos 365 días.

Brindamos por que seas muy feliz en el año 2010 y sea un año “10” para todos tus propósitos.