El look Ivy League, un clásico de la elegancia de los universitarios americanos de los años cincuenta, ha aparecido de nuevo con fuerza, medio siglo después.  Durante los 70 y los 80 este estilo terminó por  consolidarse entre las clases mas acomodadas y se convirtió en todo un estamento de los internados de élite.

Ahora se le conoce como ‘Preppy’ , es importante conocer sus orígenes, de igual modo que también es bastante interesante conocer su evolución.

Por el momento, queremos dejarte sus planteamientos estéticos, estas son sus diez claves:

  1. Elegancia sin esfuerzo: Se basa en el clasicismo y la naturalidad. La ropa no se debe lucir como si acabara de salir de una tienda.
  2. Sin logo ni marca: No promueve la ostentación. El estilo Preppy es el de los ricos que no necesitan alardear. El único logo que se acepta es el de Lacoste.
  3. Guardarropa perdurable: La ropa no cambia a través de las generaciones. La chaqueta de «tweed» del abuelo es la que llevará el nieto.
  4. Americanas sin hombreras: Las hombreras impiden la naturalidad. Y tres botones, se ven mejor que dos.
  5. Camisas con cuello de botones: sigue vigente desde que Brooks Brothers la implantó en 1900. Se lleva tanto con un traje como con un pantalón corto.
  6. Tres zapatos clásicos: los mocasines (Bass Weejuns, la marca de elección), los «brogue» y los náuticos.
  7. Colores sobrios: caqui, marrón, beige, verde y azul marino. El blanco, para las camisas.
  8. Cuadros y rombos. Los estampados Madrás se admiten en americanas, shorts y camisas. Los rombos, para los calcetines.
  9. Sólo pantalones chinos. Combinan con mocasines y bambas, americanas y polos. El pantalón para todo uso. ¡Y sin pinzas!
  10. Fibras naturales. Todas las prendas son de algodón. Las arrugas dan el toque indolente de la estética Ivy.

¿Piensas que este estilo se impondrá entre nuestros estudiantes y universitarios?